Derivado de la reforma energética, a partir del 2016 habrá una mayor competencia en el negocio de venta de gasolinas en el país. Además de las franquicias de Petróleos Mexicanos (Pemex), también entrarán otros jugadores privados nacionales e internacionales. Este cambio requerirá de grandes cantidades de financiamiento para, en el caso de las estaciones nacionales, reestructurar sus negocios.

Ante esta situación, algunos bancos como Santander ya tienen todo un plan integral para atender a los gasolineros que cuentan con una franquicia de Pemex, pero también para apoyar a los nuevos jugadores en la instalación de su negocio.

Matías Núñez, responsable de pymes de Santander México, explica en entrevista que el banco de capital español ya tiene en marcha un plan para trabajar no sólo con las pequeñas y medianas empresas del sector, sino también con las más grandes que pudieran llegar del extranjero.

Detalla que este plan se sustenta en tres ejes principales: aportar las garantías que necesitan los gasolineros; otorgar financiamiento para el recambio de las estaciones, y crédito para capital de trabajo, además de la aportación de otros servicios bancarios.

Es un esquema integral de atención que tiene que ver con los cobros, con los pagos, con el financiamiento, y con apoyo a las garantías a las productoras de petróleo , refiere.

Este plan de trabajo de Santander para atender al gremio gasolinero se enmarca dentro del anuncio que el banco realizó en julio, consistente en un acuerdo con Pemex, para dar servicios bancarios y de crédito a las más de 11,000 estaciones de en el país.

En aquella ocasión, Marcos Martínez, aún director del banco y ahora presidente del consejo de administración, estimó que las necesidades de crédito de los franquiciatarios de Pemex ascendían a más de 20,000 millones de pesos.

El acuerdo con Pemex permitirá a los gasolineros acceder a servicios bancarios como terminales puntos de venta (TPV), banca electrónica, nómina, traslado y manejo de valores, además del acceso al crédito y cartas de garantía a los empresarios para asegurar a la paraestatal el pago del suministro de combustible.

Como tiene que ver de alguna manera obligatoriamente con el recambio de las estructuras, tanques y expendedoras, creemos que va a haber una fuerte inversión y queremos estar encima del sector para apoyarlo , destaca Matías Núñez.