Santander, que ahora tiene 69.9% de la financiera, elevará su peso en la filial para mejorar su beneficio y capital. La matriz recibirá de sus negocios en Estados Unidos un dividendo de 110 millones al trimestre.

Santander sigue gestionando de forma activa sus distintos negocios para impulsar su rentabilidad y solvencia. En Estados Unidos, Santander Holdings USA (SHUSA), la cabecera que agrupa sus actividades en el país, y Santander Consumer USA (SCUSA), la financiera, pondrán en marcha en los próximos meses varias medidas que mejorarán los beneficios y fondos propios de la matriz. Se incluyen en sus respectivos planes de capital para 2019. Abarcan hasta el segundo trimestre de 2020 y fueron anunciadas por ambas sociedades el viernes a última hora, tras el cierre del mercado estadounidense.

Entre otras, Consumer USA, donde Santander controla ahora el 69,9% del capital a través de SHUSA, pondrá en marcha un nuevo programa de recompra de acciones propias. Su volumen ascenderá a un máximo de 1.100 millones de dólares (980 millones de euros). "Santander y SHUSA esperan que su participación en Consumer USA continúe aumentando conforme se implemente la recompra", indicó el banco.

El listón de 8%

Santander ya dejó entrever hace un mes su intención de alcanzar una participación mínima del 80% en Consumer USA. Situarse en ese listón le permitiría consolidar créditos fiscales que podrían sumar entre 10 y 15 puntos básicos al capital de máxima calidad del grupo. Esta ratio está ahora en el 11,25%. Adicionalmente, si recuperara el 100% de la filial, podría apuntarse ganancias anuales adicionales de 200 millones de dólares (180 millones de euros). En 2018, Consumer USA ganó 581 millones de dólares (510 millones de euros).

El lanzamiento del nuevo programa de recompra de títulos se produce tras concluir el plan por 400 millones de dólares (360 millones de euros) que Consumer USA puso en marcha a finales de mayo y que venció el viernes.

De este importe, finalmente se han ejecutado 86,8 millones de dólares (78,5 millones de euros), en un escenario de fuerte subida de la acción por expectativas de nuevas recompras. Consumer USA, que hace un mes cotizaba a 20,62 dólares, ha ganado en las últimas cuatro semanas más de un 15%. Ayer, tras iniciar la sesión con ganancias del 4,5%, el título superaba los 25 dólares en Wall Street.

Junto a la recompra, Consumer USA subirá el dividendo trimestre en efectivo a 0,20 a 0,22 dólares. En paralelo, SHUSA abonará a Santander 125 millones de dólares (110 millones de euros) al trimestre. El hólding de Santander en EEUU, que hasta 2016 estuvo sometido a restricciones por parte de la Fed por carencias regulatorias, ha recuperado margen de maniobra en los últimos tres años, incluyendo el pago de dividendos.

Santander tiene un capital del 11,25%, frente al 11,30% de diciembre. El banco quiere que la foto fija de cierre de 2019 muestre una solvencia superior a la de 2018. Debe absorber impactos regulatorios de entre 50 y 60 puntos básicos. Prevé compensarlos con la generación orgánica de capital (entre 40 y 50 puntos) y otras operaciones pendientes de cierre.

La recompra de la filial mexicana elevará la solvencia en cinco puntos y la integración del negocio de custodia con Crédit Agricole, otros tres. La operación de Consumer USA también sería positiva y ayudaría a contrarrestar los ocho puntos de solvencia que le costará a Santander la disolución del acuerdo que tenía Allianz con Popular.

Pago de 53 millones para renovar la alianza con FCA

Santander Consumer USA también oficializó ayer el acuerdo alcanzado finalmente con Fiat Chrysler (FCA) para mantener la alianza en financiación de coches que lanzaron en 2013 a través de la creación de Chrysler Capital. El acuerdo, que se suscribió entonces a diez años, ha sido renegociado en los últimos meses como consecuencia de la decisión de FCA, finalmente no ejecutada, de lanzar su propia financiera.

Para mantener el pacto, Santander abonará otros 60 millones de dólares (53 millones de euros) a FCA. Se suman a la comisión no reembolsable de 150 millones de dólares (132 millones de euros) que Santander ya pagó al grupo automovilístico en 2013 para suscribir el acuerdo.

El pacto revisado ahora incluye nuevos objetivos de penetración (porcentaje de ventas financiadas) para Consumer USA que no se han hecho públicos. Las anteriores metas de negocio fueron incumplidas por la filial de Santander todos los años.

Por otra parte, si en el futuro surgieran eventuales divergencias, los dos socios han acordado acudir a mecanismos de arbitraje para evitar litigios.