Santander impulsa su negocio de banca privada, una de las líneas de actuación previstas en su plan estratégico para ganar rentabilidad. El grupo ha puesto en marcha All Access, una nueva propuesta comercial que permitirá a sus clientes de banca privada acceder a una plataforma global de productos y servicios a nivel internacional. Los altos patrimonios serán reconocidos como clientes de banca privada en los diez grandes mercados del grupo y recibirán soporte en la red de banqueros y oficinas que Santander tiene desplegada en España, Reino Unido, Polonia, Portugal, Suiza, EU, México, Brasil, Chile y Argentina.

Con este paso, Santander avanza en una doble dirección. Por una parte, da más empuje a un segmento que, como la gestión de activos y el seguro, es atractivo para la banca por su perfil de alto crecimiento y elevada rentabilidad. Por otra parte, Santander profundiza en su ambición de sacar más partido a su escala, no sólo para ahorrar costes y lograr eficiencias, sino también para generar sinergias de ingresos. El banco, por ejemplo, ya aplica este enfoque en el negocio internacional de empresas.

All Access, en línea con el esquema que Santander está aplicando en sus últimas propuestas, combinará servicios bancarios y otros de valor añadido de carácter no financiero.

Por lo que respecta a la oferta bancaria, los altos patrimonios, además de tener la consideración de cliente global, tendrán asistencia personalizada para abrir una cuenta en cualquier país, y accederán a tarjetas premium con servicios exclusivos como el adelanto de efectivo.

Otro gancho comercial será la eliminación de comisiones en las compras realizadas en moneda extranjera o los cargos por transferencias internacionales. Santander también ofrecerá financiación internacional y equipos especializados en el sector inmobiliario para apoyar a los clientes que quieran realizar inversiones inmobiliarias, ya sea en sus mercados locales o en el extranjero.

En la oferta no financiera, los altos patrimonios tendrán acceso a servicios exclusivos en los Work Café, el formato de oficina que Santander ha ido implantando en sus distintos mercados y que ofrece espacios de trabajo compartido (cowork) y cafetería. Esta parte del proyecto aún está en fase piloto y pendiente de definir.

La propuesta no bancaria se completa con acceso a informes y análisis de mercado, e invitaciones a conferencias financieras, programas educativos y eventos culturales y deportivos.

Actualmente, Santander tiene 210,000 clientes de banca privada. Cree que este negocio tiene amplio recorrido, con más de cuatro millones de potenciales clientes en sus mercados estratégicos.

El volumen de fondos e inversiones de sus clientes de banca privada se situó a cierre de septiembre en 65.000 millones de euros, con un incremento del 2% en el último año.

Santander tiene una cuota global en banca privada del 10%, según datos de la entidad. La ambición del grupo es sumar a medio plazo otro 3% para llegar al 13%, la cuota natural que tiene en depósitos en los distintos países en los que opera. El banco calcula que si alcanzara esta cota, en paralelo a hacerlo también en gestión de activos y seguros, podría multiplicar por dos el beneficio después de impuestos que generan estas actividades. En gestión de activos, su cuota está en el 10% y en seguros, en el 6 por ciento.

La división de Wealth Management, donde Santander agrupa los segmentos de gestión de activos, banca privada y seguros, logró un beneficio de 697 millones de euros hasta septiembre, un 10% más. De cara al medio plazo, Santander se ha marcado como objetivo que la unidad logre crecimientos medios de ingresos del 10%, con un retorno del capital tangible (ROTE) superior al 60 por ciento.

erp