Banco Santander hizo efectivos los cambios en la composición de comisiones aprobados el lunes pasado por su Consejo de Administración.

El vicepresidente Rodrigo Echenique abandonará en enero la Comisión Ejecutiva, pero Belén Romana, consejera independiente que tomará su relevo, se incorporó ya con efectos del 1 de julio a la Comisión. Ésta está dirigida por la presidenta de la entidad española, Ana Botín, e integrada también por José Antonio Álvarez, consejero delegado, junto a Bruce Carnegie-Brown, Ramiro Mato, Ignacio Benjumea y Guillermo de la Dehesa.

Estos dos últimos, por su parte, abandonaron dos comisiones. Benjumea, consejero externo, ha salido de la Comisión de Nombramientos, mientras que De la Dehesa, uno de los vicepresidentes del grupo, ha causado baja en el Comité de Supervisión, Riesgos, Regulación y Cumplimiento. Santander también ajustó la Comisión de Innovación y Tecnología, de donde ha salido, además de Echenique, la consejera independiente Esther Giménez-Salinas.

La nueva Comisión de Banca Responsable está presidida por Ramiro Mato y tiene otros seis vocales: Ana Botín, Ignacio Benjumea, Esther Giménez, Belén Romana, Homaira Akbari y Sol Daurella.

De mantenerse la actual estructura del Consejo, cuando Rodrigo Echenique abandone en enero sus funciones ejecutivas, Santander reducirá a dos su número de consejeros ejecutivos (Ana Botín y José Antonio Álvarez). Tendrán un peso de 13% sobre el total de consejeros frente a 32% que llegaron a tener en el 2011, cuando el órgano de gobierno llegó a contar con seis miembros ejecutivos: Emilio Botín, Alfredo Sáenz, Ana Botín, Francisco Luzón y Matías y Juan Rodríguez Inciarte.

Popular rénting

Santander también aprobó en el consejo celebrado el lunes, la absorción de Popular Rénting, su filial de arrendamiento financiero. Santander ya viene desarrollando esta actividad directamente y, ante la próxima integración de los dos bancos, no tenía sentido mantener separada la actividad de renting de Banco Popular.