Banco Santander cerrará 56 sucursales en Reino Unido para eliminar unas duplicidades causadas por la unión de tres operaciones diferentes que, en algunos casos, dejó oficinas contiguas.

La compra de Alliance & Leicester y de Bradford & Bingley por parte de Santander durante la crisis financiera del 2008 se produjo cuatro años después de que el banco se tomara el control de Abbey National, lo que dejó a la entidad con un alto número de oficinas en algunas poblaciones.

Santander, que está preparando segregar y sacar a bolsa su negocio británico el año próximo, dijo que el proceso concluirá a fines de este año y que no se perderán puestos de trabajo.

El banco tiene 1,378 sucursales británicas y el año pasado compró 318 oficinas de Royal Bank of Scotland, aunque su integración ha sido retrasada y éstas no formarán parte del cierre de oficinas.

klm