Ante el retiro de estímulos monetarios de la Reserva Federal y la desaceleración de la economía china, los mercados emergentes padecen la salida de inversiones de capital de portafolio, fenómeno que, de acuerdo con Gene Frieda, columnista del diario inglés Financial Times, obedece más a la estructura financiera internacional que a las características macroeconómicas de estos países.

En una columna que publicó el miércoles en el sitio de Internet del rotativo, señaló que la arquitectura financiera global tiene deficiencias en su intermediación y existe una falla en la coordinación de la política monetaria de los distintos bancos centrales, lo que amenaza los mercados emergentes.

Frieda destacó que los riesgos sobre estos países provienen más de factores externos, pues en general mantienen niveles de deuda pública que permanecen bajos, del mismo modo que la deuda externa. Otros indicadores favorables en mercados emergentes, según el columnista, son las tasas de cambio flexibles y el cúmulo de reservas internacionales, que limitan el efecto reversible de flujos de capital. Mientras que el crecimiento del Producto Interno Bruto difícilmente puede considerarse desastroso .

De modo que, para explicar la volatilidad actual en los mercados emergentes, el columnista se refiere a los elementos del crash de Wall Street de 1987, la crisis rusa asiática de 1998 y la crisis financiera del 2008. Así, apunta que la concentración crediticia junto con la volatilidad y el riesgo de liquidez crean riesgo de contagio dentro y más allá de los mercados emergentes.

mac