Standard & Poor’s subió las notas de Grupo México y sus subsidiarias, pues considera que el nuevo régimen tributario para la industria minera en Perú no tendrá impacto significativo en las operaciones de la empresa en dicho país.

Informó que las calificaciones de riesgo crediticio de largo plazo de la compañía controladora Grupo México y de sus subsidiarias mineras Americas Mining Corp, Southern Copper Corp., y Minera México pasaron de BBB- a BBB. La perspectiva es estable.

Asimismo, mejoró sus calificaciones de deuda de las notas senior de SCC y MM a BBB desde BBB-, y su calificación de deuda del crédito de AMC por 1,500 millones de dólares con vencimiento en 2014 a BBB- a partir de BB+.

Explicó que el alza de un nivel (notch) de las calificaciones refleja nuestra opinión de que el nuevo régimen tributario para la industria minera en la República de Perú (ME: BBB/Estable/A-3, y ML:BB+/Estable/A-2) no afectará las operaciones mineras de Grupo México .

La calificadora internacional de riesgo crediticio también consideró que este nuevo régimen tributario le permitirá mantener su posición competitiva en Perú.

Destacó que los impuestos adicionales, incluyendo regalías y las participaciones de gobiernos locales sobre impuestos mineros nacionales (que serán pagados de acuerdo con sus márgenes operativos), deberían ser mínimos en términos de la generación de flujo de efectivo de SCC y posición de liquidez.

S&P señaló que las evaluaciones de sus subsidiarias mineras están alineadas a las de Grupo México, dada la importancia de las operaciones mineras en las cifras consolidadas.

Sostuvo que las notas reflejan su opinión sobre el perfil satisfactorio de riesgo del negocio y del perfil de riesgo financiero intermedio.

La estructura de costos bajos de efectivo, su diversidad geográfica, su posición como sexto productor de cobre en el mundo, su integración vertical y la larga vida de sus reservas respaldan nuestra evaluación del perfil de riesgo del negocio como ‘satisfactorio’ , abundó.

La firma explicó que su bajo apalancamiento financiero y su fuerte liquidez respaldan su evaluación de su perfil de riesgo financiero intermedio .

También consideró en su análisis la volatilidad y ciclicidad de los precios del cobre, el riesgo de mano de obra inherente en la industria minera mexicana y su limitada diversificación de productos.