La agencia Standard and Poor’s (S&P) bajó las calificaciones de nueve bancos españoles, entre ellos Santander y BBVA, así como la de la Confederación Española de Cajas de Ahorro (CECA), después de que el jueves bajara dos puntos a la nota soberana de España.

La agencia informó que redujo las notas de Santander, su filial Banesto, BBVA, Banco Sabadell, Ibercaja, Kutxabank, Banca Cívica, Bankinter y Barclays, y amenazó de hacer lo mismo con otros dos bancos del país, CaixaBank y Bankia.

En particular, las notas de Santander y BBVA, los líderes del sector, bajaron dos puntos, la primera de A+ a A- y la segunda de A a BBB+ .

El sector bancario español es una de las grandes fuentes de preocupación de los mercados, pues se encuentra debilitado después de estallar la burbuja inmobiliaria en el 2008, destacó S&P.

El banco central de España reveló que a fines del 2011 el sector acumuló 184,000 millones de euros de activos inmobiliarios con problemas, es decir, 60% de su cartera global. Los bancos del país tienen créditos que podrían no ser pagados, así como un total de inmuebles y terrenos confiscados considerados como problemáticos , pues son de valor incierto y representaban 176,000 millones de euros en junio del 2011.

S&P manifestó su preocupación bajando dos puntos a la nota soberana de España, de A a BBB+ , e indicó que las degradaciones hacia los bancos son una consecuencia directa. Advertimos una probabilidad creciente de que el Estado español se vea obligado a entregar un apoyo presupuestario suplementario al sector bancario , explicó.