La agencia de calificación financiera Standard and Poor's (S&P) confirmó las notas de seis bancos españoles, pero acompañó la mayoría de una "perspectiva negativa", anunció en un comunicado.

Esta confirmación se refiere a las calificaciones de los llamados "créditos de contrapartida", que evalúan los riesgos de morosidad por parte de los clientes que tienen préstamos de estos bancos.

Los dos primeros bancos del país, Santander y BBVA, que son también los más internacionalizados, fueron excluidos de este análisis global del sector bancario español.

Las notas de créditos de contrapartida "A/A-1" de Caja Madrid, Banco Popular, Banco de Sabadell, Ibercaja y Bankinter y la nota "A/A-1+" de La Caixa fueron confirmadas, mientras que la nota de la caja vasca Kutxa descendió de "A+/A-1" a "A/A-1".

A estas calificaciones se añade la mención "perspectiva negativa", lo que significa que podrían revisarse a la baja en el futuro, salvo para Bankinter, que tiene una perspectiva estable.

Las perspectivas negativas "reflejan la posibilidad de resultados más débiles" para estos bancos "en un clima económico difícil", explicó la agencia.

España vive una crisis económica severa, primero marcada por el fin del "boom inmobiliario" en el 2008 y después por la caída del Producto Interior Bruto (PIB), el fuerte aumento del desempleo, que afecta al 20% de la población activa, y un déficit público del 11.2% del PIB en el 2009.

RDS