Autoridades y supervisores participantes del Consejo de Estabilidad del Sistema Financiero (CESF) admiten que “persisten riesgos de consideración” en el funcionamiento del sistema bancario por su exposición a los sectores de mayor afectación en sus ingresos. Esto, ante la severidad de las medidas de confinamiento y el inicio de reapertura económica.

Al interior del Octavo Informe Anual del CESF, divulgado esta mañana, explican que “no se pueden descartar problemas por la exposición a los sectores o segmentos con mayor afectación en sus ingresos ya sea idiosincrásicos o por la gestión particular de alguna institución asociados a la originación crediticia”.

Argumentaron que “algunas instituciones enfrentan retos específicos asociados a la concentración en las fuentes de financiamiento. Dichas vulnerabilidades han sido y continuarán siendo vigiladas puntualmente”.

En el informe, que fue divulgado seis meses después de su habitual lanzamiento en marzo, consignaron que se han reunido en seis ocasiones este año y en varias de ellas conversaron sobre el riesgo de una disminución en su calificación de deuda soberana “principalmente por su bajo ritmo de crecimiento económico y en particular por el debilitamiento de la inversión y el riesgo que representan los pasivos contingentes de Pemex”.

Por otra parte, destacaron que persiste el riesgo en el perfil crediticio de Pemex podría exacerbarse ante una nueva caída de los precios del petróleo o por condiciones financieras más astringentes en los mercados financieros respecto de 2019.

Secuelas del Covid-19

Ahí mismo desarrollaron un apartado especial sobre el efecto esperado para los próximos años de la pandemia ocasionada por el Covid-19 con la finalidad de evaluar la sensibilidad de las carteras de crédito de las instituciones ante entornos económicos adversos.

Esto con el propósito de evaluar la resiliencia de las instituciones que componen al sistema financiero mexicano ante escenarios adversos y determinar acciones para fortalecer su situación financiera.

Bajo la coordinación de la Secretaría de Hacienda y el Banco de México, el CESF está integrado por los titulares de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV); la Comisión Nacional de Seguros y Fianzas (CNSF); la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar); y el Instituto para la Protección al Ahorro Bancario (IPAB).

Todos ellos evalúan el alcance de las políticas económicas y financieras, en el contexto actual, de manera que entre todos generan acciones para reducir la exposición a riesgos, o bien, impulsan planes para enfrentar choques eventuales o inminentes que puedan descarrilar el buen funcionariomiento del sistema.

(Nota en desarrollo)