La Ley para Regular las Instituciones de Tecnología Financiera, también conocida como Ley Fintech, será sujeta a evaluaciones periódicas por parte de la siguiente administración, de acuerdo con lo dicho por el equipo del próximo secretario de Hacienda, Carlos Urzúa.

Dentro de las propuestas para el sector financiero del gobierno que encabezará Andrés Manuel López Obrador (AMLO), se encuentra la de aprovechar el uso de las instituciones de tecnología financiera, mejor conocidas como fintech, para ampliar el uso de servicios financieros especialmente en regiones rurales, lo cual actualmente no contempla la normativa.

“Es necesario promover el uso de las fintech. En las comunidades rurales son muy escasos los bancos que hay, los que están son las instituciones de ahorro y crédito popular, pero yo sé que podrían funcionar de mejor manera si a través de las herramientas fintech pudieran acercarse con mejor eficacia a su población objetivo”, explicó recientemente Carlos Hernández, quien es parte del equipo de Carlos Urzúa.

Sin embargo, Hernández destacó que es necesario conocer los resultados de esta ley y evaluarla de manera periódica para saber si logra el impacto necesario para apoyar la inclusión financiera del país y, en caso de no lograr los resultados deseados, poder identificar los cambios que se podrían hacer.

“Se propone evaluar periódicamente los resultados de la Ley Fintech y también identificar aquellas cosas que podrían potenciar al sector (...) las leyes son de nunca acabar, se pueden modificar y, evidentemente, pondremos en conversaciones cómo se podría en un futuro tratar de modificar esa ley”, detalló Hernández.

Para el equipo de AMLO en esta materia, es necesario ampliar la inclusión financiera por medio de la tecnología, pues aunque 75% de los adultos en México cuenta con un teléfono móvil (57.1 millones), sólo 3.2 millones usa los servicios financieros digitales.

Pese a esto, diversas organizaciones han manifestado que la Ley Fintech no contempla a las entidades financieras que trabajan en zonas de alta y muy alta marginación, por lo que para Hernández es viable discutir los puntos para apoyar a estas regiones con soluciones tecnológicas.

“Ahora tenemos una Ley Fintech, evidentemente es una ley muy reciente, que se tendrá que revisar y que sería bueno poner los puntos de los elementos que se podrían mejorar y poner los elementos en el ámbito rural”, agregó.

<h3>Borradores secundarios</h3>

Fuentes consultadas, cercanas a las discusiones para la elaboración de la normativa secundaria de la Ley Fintech, indicaron a este medio que ya comenzaron a circular los primeros borradores de los distintos puntos que propone la autoridad para que sean analizados por diversos gremios.

Se prevé que en este primer tramo de las disposiciones secundarias se emitan las disposiciones referentes al capital mínimo que las fintech tendrán que cumplir para continuar operaciones; información de accionistas y administradores; la documentación para la solicitud de autorización; los límites de recepción y entrega de efectivo, así como las reglas de contabilidad a las que estarán sujetas las plataformas.

Hace algunas semanas, el vicepresidente de Política Regulatoria de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), Carlos Orta Tejada, informó a este medio que las primeras normas secundarias  llevaban un avance importante, en especial, en las reglas de operación del Comité Interinstitucional, el cual será uno de los filtros más importantes para decidir la autorización de las fintech.

El Comité Interinstitucional se integrará por seis miembros: dos serán de la Secretaría de Hacienda, dos del Banco de México y dos de la CNBV.

La fecha límite para tener las primeras disposiciones secundarias listas es el próximo 10 de septiembre.

fernando.gutierrez@eleconomista.mx