La rentabilidad de Uniones de Crédito disminuyó, ya que las restricciones del fondeo provocaron un estancamiento de la cartera vigente, desde el cierre de 2008, de acuerdo con la calificadora Fitch.

En su reporte especial titulado 'Uniones de Crédito Revisión Anual 2009', apuntó que al cierre del año pasado este sector registró una rentabilidad promedio sobre activos y capital de 1.1 y 5.7%, cada uno.

A diferencia de 2008, las ganancias acumuladas del año pasado ya no se vieron favorecidas por amplios crecimientos de cartera vigente, sino por el contrario, afectadas por una contracción real de 5.6% ante las restricciones del fondeo, al poner de manifiesto la alta dependencia de los préstamos de socios.

'En opinión de Fitch, esta situación podría representar un riesgo de liquidez ante los posibles desfases de plazos entre las operaciones activas y pasivas, sobre todo en aquellos casos en los que existe una elevada concentración de fondeo de socios', agregó.

Estimó que la reactivación económica del gremio dependerá del crecimiento gradual y sostenido de la actividad productiva, lo cual estará ligado a la disponibilidad de fuentes alternativas de fondeo, al destacar el hecho de que tienen la ventaja de ser entidades reguladas.

Señaló que una cuarta parte de las Uniones de Crédito que integran el sector enfrenta el reto de fortalecer su capital contable ante la actual legislación que establece un mínimo para operar de dos millones de Udis (aproximadamente 8.8 millones de pesos).

Por ello, es factible que algunas de éstas no dispongan de la capacidad suficiente para incrementarlo vía utilidades a raíz de los bajos márgenes con los que operan, previó la calificadora internacional de riesgo crediticio.

Consideró que algunas instituciones presentan una débil situación patrimonial, ya que la mitad de las compañías que componen el gremio tienen un capital contable inferior a 20.3 millones de pesos, mientras que para la cuarta parte más baja dicho rubro tiene un techo de 10.3 millones de pesos.

Precisó que el fuerte crecimiento de la cartera vencida de todo el sector, registrado durante el último trimestre del 2009, se encuentra influenciado principalmente por una sola empresa, a la cual se le atribuye el 30.7% de dicho rubro.

Al cuarto trimestre del año pasado, 20.5% de las compañías que integran el gremio no tuvieron cartera vencida, contrariamente con 6.0% que presentan una cartera vencida neta superior a sus respectivas carteras vigentes.

Uno de los aspectos que justifican los aceptables niveles de morosidad, es el esquema utilizado por algunas Uniones de Crédito mediante el cual se comercializan los productos de sus socios, mitigando el incumplimiento de pago de los créditos otorgados, añadió.