Las reservas internacionales del país se ubicaron en 184,174 millones de dólares al 20 de marzo, que es el mayor ahorro en activos extranjeros reportado por el Banco de México (Banxico), para un periodo similar desde 2016. En aquel momento, la reserva del banco central sumó 176,665 millones de dólares.

En el periodo que del 31 de diciembre al 2019 al 20 de marzo, se logró una acumulación de 2,195 millones de dólares en la reserva internacional, que es el flujo más alto de ahorros reportado por Banco de México para un periodo similar, desde el 2015. En aquel momento se incremenaron los activos del banco central en 2,337 millones de dólares, llevando a la reserva a un nivel histórico de 195,539 millones de dólares.

A diferencia de aquel año cuando la acumulación resultó del intercambio de dólares que hacía Pemex con el Banco de Mexico, producto de sus ingresos, la acumulación actual es esta explicada principalmente por el cambio en la valuación de los activos internacionales, movimiento que resulta de la apreciación cambiaria de la moneda nacional respecto de las distintas divisas que integran a la reserva internacional.

Gracias a estos recursos acumulados al 20 de marzo de 2020, el Banco de México cuenta con 184,174 millones de dólares disponibles para utilizar si tuviera que recurrir a una intervención directa en el mercado cambiario.

Adicionalmente, el banco central cuenta con 61,000 millones de dólares que se encuentran a disposición de México en una cuenta abierta que tiene en el Fondo Monetario Internacional (FMI)  y que son parte de la Línea de Crédito Flexible (LCF) que está vigente hasta noviembre del 2021.

Al sumar estos recursos a las reservas internacionales, resulta que el acervo en dólares del Banco de México es de 245,174 millones de dólares que puede utilizar para tratar de ordenar los movimientos bruscos del peso contra el dólar.

Más la línea Swap con el Fed

Si estos recursos no fueran suficientes para propiciar calma en el mercado, aún hay una tercera fuente de dólares que están a disposición de Banxico gracias la línea swap, abierta con la Reserva Federal de Estados Unidos por 60,000 millones de dólares.

De acuerdo con el economista en jefe para México y Colombia de BNP Paribás, Joel Virgen estos recursos envían la señal de un banco central con un importante acervo en dólares.

Como se recordará, apenas el viernes pasado, 20 de marzo, el Banco de México anunció que utilizarán la línea swap para subastar dólares entre instituciones de crédito, a partir del 1 de abril, como parte del paquete de medidas contracíclicas que está aplicando.

El estratega de BNP Paribás dice que es una estrategia óptima para garantizar liquidez incluso en dólares pues deja intactas las reservas internacionales y mantiene abierta la Línea de Crédito Flexible.

El peso es una de las divisas emergentes que más se han depreciado en las últimas tres semanas al incorporar el vuelo a activos seguros típico de un evento de incertidumbre mundial, advirtió aparte desde Washignton el economista senior de Ducker Frontier, Alejandro Valerio.

Datos de Bloomberg confirman que el peso mexicano ha perdido 25% frente al dólar desde el 31 de diciembre. Y apenas este mes, por instrucción de la Comisión de Cambios, se han aplicado dos subastas de forwards cambiarios para tratar de ordenar la depreciación que ha llevado al dólar a cotizar alrededor de los 25 pesos.

Las reservas del Banco Central, son las divisas y oro propiedad del Banco de México que se hallan libres de todo gravamen y cuya disponibilidad no está sujeta a restricción alguna, tal como lo define el mismo banco central.

[email protected]