Las remesas que han recibido 1.8 millones de familias en México entre enero y octubre suman 33,564 millones de dólares, según muestra información del Banco de México (Banxico).

Esta cifra incorpora una variación de 10.43% anual y se convierte en el mayor flujo acumulado de envíos de los llamados migradólares hacia México, desde que el banco central comenzó a medirlos, en 1995.

La resistencia de las remesas que llegan al país está alentando las expectativas sobre el contrapeso que pueden otorgar al consumo impactado por el choque económico de la pandemia, como lo muestran expertos de la OCDE y el Fondo Monetario Internacional (FMI).

La información divulgada por Banco de México muestra que solo en octubre, los hogares mexicanos recibieron 3,570 millones de dólares, una cifra que también resultó la más alta registrada para un mes similar.

El histórico flujo de remesas fue tomado en cuenta en la revisión de expectativas que hizo la OCDE esta mañana, donde consigna que “el consumo privado se recuperará ligeramente, ayudado por la robustez de las remesas, la lenta mejora del mercado laboral y la mejora de la confianza a medida que una vacuna efectiva sea distribuida”.

El Subdirector de Investigación Económica del FMI, Gian María Milesi Ferretti explicó en entrevista que estos envíos de dinero “son como un rayo de luz en este momento”.

Aparte, entrevistado por El Economista, el Gerente de Estadísticas Económicas en el Centro de Estudios Monetarios Latinoamericanos (CEMLA), Jesús Cervantes explicó que el comportamiento de los migrantes originadores de remesas, confirma de nuevo los “esfuerzos importantes que suelen hacen para ayudar a su país de origen cuando transitan por episodios difíciles”.

Y la confirmación de este comportamiento, se verá en los datos de noviembre, anticipó, donde se espera un incremento de los flujos de remesas hacia los países afectados por los huracanes en Centroamérica, refirió.

El mayor giro en 12 años

Según la información de Banco de México, el giro promedio de remesas recibidas por cada una de las familias que cuentan con estos recursos en el país, fue de 341 dólares en octubre. Un monto que muestra una moderación respecto del observado en los últimos tres meses.

Este ingreso familiar se fortalece además al pasarle el filtro cambiario, tal como lo explica desde Nueva York, el economista para América Latina de Goldman Sachs, Alberto Ramos.

Los hogares mexicanos receptores, percibieron un aumento de 20.8% real anual en su giro de remesas en octubre, pues gastan, consumen y ahorran en pesos mexicanos”, acotó.

La depreciación que registró el peso mexicano frente al dólar en septiembre fue de 9.3% lo que favoreció también al fortalecimiento del giro captado por cada una de las 1.8 millones de familias que reciben remesas en México.

El experto del CEMLA precisó que estos envíos no llegan a México en dólares. Desde que lo envían los migrantes, la remesadora les precisa cómo está el tipo de cambio y cuando llega a México, llega en pesos mexicanos.

Esto explica el mayor giro que se envía cuando el dólar se fortalece, pues los trabajadores en Estados Unidos, que es el principal originador de remesas, pueden ver en cuánto está el tipo de cambio y realizan la operación para aprovecharlo, consignó el especialista del CEMLA.