Los mexicanos que trabajan en el exterior, principalmente en Estados Unidos, realizaron envíos históricos de remesas durante octubre, según cifras del Banco de México (Banxico).

En el décimo mes del año, emitieron 3,125 millones de dólares en forma de remesas a sus hogares en el país; esta cifra se convierte en la mayor entrada de remesas para un mes de octubre desde que iniciaron las mediciones.

Se trata también del quinto mes consecutivo que las remesas se ubican por encima de 3,000 millones de dólares.

Al sumar el flujo de estos envíos desde enero de este año hasta octubre, resulta que los trabajadores mexicanos han enviado a México 30,067 millones de dólares en el acumulado a 10 meses.

Este flujo acumulado resultó 8.5% superior al del mismo periodo del 2018.

El experto de Banorte Ixe explica que en términos de la política migratoria de Estados Unidos, no identifican un evento específico en el periodo que pudiera haber impulsado las remesas.

Sin embargo, considera que “un mayor temor entre los migrantes mexicanos ante una mayor probabilidad de ser detenidos o deportados ha impactado positivamente en las remesas, situación que es factible que continúe con miras a la elección presidencial de Estados Unidos en el 2020”.

No obstante, a estos niveles sin precedentes, éste es el primer dato desde junio con una expansión menor a doble dígito en la comparación anual, destaca el economista senior de Banorte Ixe, Juan Carlos Alderete.

La información del Banco de México muestra que en octubre el flujo de remesas registró un crecimiento de 3.6% anual.

Con el dólar a favor

Las cifras del Banco de México muestran que el giro promedio de remesas recibido por los hogares en el país durante octubre fue de 322 dólares. Recursos captados en 9.7 millones de operaciones.

Desde Nueva York, el economista para América Latina de Goldman Sachs, Alberto Ramos, precisa que este sólido flujo de remesas sigue apoyando al consumo privado de las familias de bajos recursos, que son las más propensas a gastar.

Además, el estratega de Goldman Sachs precisa que al pasar estos ingresos a moneda local, que es como lo gastan las familias receptoras en el país, los 1.8 millones de hogares en México sintieron un aumento de 9.5% anual en esta entrada de recursos.

El gerente de Estadísticas Económicas del Centro de Estudios Monetarios de Latinoamérica, Jesús Cervantes, ha explicado que la depreciación del peso es otro factor que suele incidir en el mayor flujo de remesas.

En criptomonedas, flujo pequeño

La información oficial del Banco de México no ofrece aún datos sobre la captación de remesas en México vía criptomonedas.

De hecho, el gobernador del Banxico, Alejandro Díaz de León, explicó en conferencia que los trabajadores que envían remesas a México prefieren canales más tradicionales y que la proporción que sí está utilizando este tipo de activos digitales “es aún pequeña respecto del flujo de remesas que se identifica”.

Dijo, por tanto, que el “Banco de México no identifica un reto diferente en la medición de nuevos canales” de envío.

A mediados de noviembre, la empresa bitcoin divulgó que en los últimos cinco meses se vio un crecimiento semanal de 15% en el uso de criptomonedas para el envío de remesas y que en la semana del 15 de noviembre, la entrada de estos recursos por este canal alcanzó un monto de 11.5 millones de dólares.

[email protected]