Las remesas familiares sumaron cinco meses consecutivos de caídas en el flujo hacia México, y en noviembre del 2012 registraron una baja de 5.09% anual, al sumar 1,694.97 millones de dólares, debido a la desaceleración de la economía de Estados Unidos, principalmente.

De acuerdo con cifras difundidas por el Banco de México (Banxico), desde julio del 2012 se ha registrado una disminución en el flujo de dólares que ingresaron a México provenientes de los connacionales residentes en otros países.

Para Adolfo Albo, economista de BBVA, en el caso de México en el segundo semestre del 2012 se conjuntaron dos factores que generaron que las remesas rompieran la trayectoria creciente que habían mantenido desde la segunda mitad del 2010, una apreciación del peso frente al dólar y, al mismo tiempo, una pérdida de empleo para los migrantes mexicanos en Estados Unidos.

Entre junio y octubre del 2012, el tipo de cambio disminuyó 8%, mientras que el empleo de los migrantes mexicanos cayó en cifras ajustadas estacionalmente cerca de 5% entre el primer y tercer trimestre del año pasado.

Por ello, a pesar de que el número de operaciones de envío de dólares aumentó 2.9% anualizado durante el undécimo mes del 2012, alcanzando un total de 5.6 millones de operaciones, el monto promedio por envío fue de 299.98 dólares, lo que implicó una caída de 7.81% comparado con los 325.42 dólares enviados en promedio el año anterior.

CIERRE DIFÍCIL DE AÑO

Al cierre del año esperamos una variación negativa de las remesas de entre 2.5 y 0.5% en dólares en comparación con el 2011. Para el 2013 esperamos que las remesas crezcan entre 1 y 3%, con lo que aún no se alcanzarán los ingresos máximos logrados en el 2007 , estimó el especialista en un estudio.

Si bien las transferencias electrónicas son las que más uso tienen de parte de los migrantes mexicanos, con 98% del número total de operaciones en noviembre del 2012, el monto de envío más alto es a través de Money Orders, donde cada envío promedio es de 512 dólares.

Debido a que el nivel del empleo de los migrantes mexicanos en Estados Unidos parece ser menor, y que esta variable es la que principalmente determina la trayectoria de largo plazo de las remesas, es previsible que el nivel de las remesas sea también menor y que, por tanto, resulte complicado, al menos en los siguientes dos años, alcanzar los niveles máximos de remesas observados en el 2007 , consideró el especialista de BBVA.

En noviembre del 2006, las remesas familiares sumaron 1,962.80 millones de dólares y en el mismo mes del 2007, previo a la crisis económica global, el flujo de remesas recibidas en México fue de 1,958.52 millones de dólares.

[email protected]