Por segunda ocasión, las remesas que envían los mexicanos desde Estados Unidos presentaron una variación positiva. En mayo, se mandaron sobre todo por transferencias electrónicas 2,128 millones de dólares, es decir 12% más en comparación con el mismo mes del 2009.

Incluso, en relación con abril cuando sumaron 1,783 millones de dólares mostraron un aumento de 19.3%, según datos del Banco de México difundidos ayer.

Sin embargo, de forma acumulada, el instituto central reportó una caída de 4.34% al cierre de mayo con flujos de 8,731 millones de dólares.

Durante el quinto mes, los connacionales mandaron en promedio 315.7 dólares en cada operación. En especie y efectivo el monto fue de 353.79 dólares.

De acuerdo con cifras del Banxico, el monto reportado en mayo es uno de los mejores en lo que va del año, al superar los 2,000 millones de pesos, ya que se encontraba por debajo de esta cantidad.

Conserva segundo lugar

A pesar de la crisis por la que atravesaron, las remesas siempre lograron sostenerse como la segunda entrada de divisas al país, después los ingresos petroleros.

Con ello, desde hace tiempo, las remesas rebasaron a la Inversión Extranjera Directa como segunda fuente de ingresos en dólares producto del trabajo de los connacionales en Estados Unidos.

Desde finales del 2007, se observó una pérdida de fortaleza de las remesas debido a la recesión económica en la Unión Americana, que impactó las oportunidades de empleo, redujo las oportunidades en la construcción.

[email protected]