Los mexicanos que viven y trabajan en el exterior enviaron a sus hogares del país remesas por 3,118 millones de dólares en junio, informó el Banco de México.

Este flujo incorpora una moderación de 1.4% respecto al observado el mes previo, y se convierte en la segunda cifra más alta captada por esta vía para un mes de junio desde el 2018, cuando se alcanzó una entrada histórica de 3,140 millones de dólares.

No obstante la moderación, en los primeros seis meses del año los hogares receptores han ingresado 16,882 millones de dólares en remesas, una cifra sin precedente para un periodo similar, desde que se lleva el registro.

De acuerdo con Alberto Ramos, economista para América Latina en Goldman Sachs, esta desaceleración en el flujo de envíos resulta de una alta base comparativa anual, precisamente el récord de junio del 2018. Recomendó monitorearla, pues se trata del segundo mes consecutivo en que se moderan.

“Las remesas son un apoyo importante a nivel macroeconómico para el financiamiento de la cuenta corriente, y de forma doméstica para el consumo privado, particularmente para las familias de bajos recursos, que son las que tienen mayor propensión a consumir, y que también suelen ser los principales receptores de estas remesas”, refirió.

El estratega destacó que durante junio los 1.8 millones de hogares mexicanos con familiares trabajando en otros países recibieron una remesa promedio de 336 dólares, que es el giro mensual más alto desde noviembre del año pasado, cuando ascendió a 342 dólares. Este dato incorpora un tercer incremento mensual consecutivo en la remesa captada por cada familia.

 

Bajío capta más

Por tratarse del reporte al segundo trimestre, el Banco de México actualiza el detalle de la información de remesas, de manera que se puede revisar de donde están saliendo y hacia qué parte del país están llegando.

Michoacán se mantiene como el líder de la captación de recursos, al recibir 9.8% del total de los flujos, seguido por Jalisco, que registró 9.6% de los envíos, y Guanajuato, cuyos hogares contaron con 9.2% de los flujos enviados en el segundo trimestre.

Según la información actualizada, los municipios que más recursos captaron por esta vía se encuentran en Michoacán y son Morelia, Apatzingán y La Piedad.

Cabe recordar que, sólo el año pasado, Michoacán, Jalisco y Guanajuato captaron remesas superiores a 3,000 millones de dólares, montos cercanos a los que recibieron las familias de Perú (3,255 millones), Jamaica (2,337 millones), Haití (3,311 millones), Ecuador (3,020 millones) y Brasil (2,525 millones), según datos del Centro de Estudios Monetarios Latinoamericanos (CEMLA).

Colocando una lupa mayor en las estadísticas actualizadas, se observa que Estados Unidos se mantiene como el país de origen de 97% de las remesas recibidas en México, seguido por Canadá (1%) y 169 países originan el restante. Destacan Colombia, Ecuador, Honduras, Guatemala y Brasil como países de donde salen remesas captadas en México.

De acuerdo con el gerente de Estadísticas Económicas del CEMLA, Jesús Cervantes, continuará un sólido flujo de envíos de los mexicanos que trabajan en Estados Unidos, y anticipa que para el cierre del año el acumulado de remesas captadas en los hogares receptores, podría rondar 39,000 millones de dólares.

El año pasado, ingresaron al país 33,480 millones de dólares.

El riesgo latente de ser deportados ante el endurecimiento de las medidas antiinmigrantes en Estados Unidos y la evidencia de una depreciación del peso mexicano son los motores que seguirán alimentando estos envíos, estima.

Con él concuerda la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, que prevé un crecimiento de entre 6 y 7% del flujo de remesas hacia México para este año.