Por segundo periodo, Luis Morales Robles fue elegido como presidente del Consejo Mexicano de Uniones de Crédito (ConUnión). “Fue un cambio bastante consensuado, con absoluto consentimiento del anterior presidente, Gabriel Díaz Leyva. El cambio fue terso, porque hay veces que se dan los cambios de manera abrupta y necesitábamos una característica distinta”, comentó Morales en entrevista con El Economista.

“Transitamos un año donde tuvimos un presidente independiente, pero definitivamente tiene que estar la representación del gremio”, dijo quien es el director general de la Unión de Crédito para la Contaduría Pública.

Regulación

Luis Morales comentó que los principales planes que trae el Consejo Directivo de ConUnión para el lapso 2019-2021 se concentran en: atender la normatividad, pero sobretodo, lograr que la regulación sea diferenciada.

“La regulación diferenciada es un reto fundamental para el gobierno actual, en virtud de que el propio presidente de la República Mexicana, Andrés Manuel López Obrador, y el actual presidente de de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), Adalberto Palma, ya han anunciado la intención de ahora sí impulsar una regulación diferenciada en pro de las entidades más pequeñas o más débiles estructuralmente hablando”, dijo Luis Morales. 

Consideró que a través de ConUnión serán una contraparte fuerte para la CNBV. “Hemos tenido conversaciones al respecto con el vicepresidente de Supervisión de la entidad regulatoria, Anselmo Moctezuma, y creo que él tiene muy claras las premisas que se deben de seguir y queremos ser coadyuvantes en esa tarea de la comisión”.

Y es que la regulación diferenciada ha sido el talón de Aquiles para las Uniones de Crédito más pequeñas o más débiles, ya que las nuevas necesidades han implicado grandes costos operativos para atender las circulares establecidas por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores.

Las principales actividades económicas que fondean las Uniones de Crédito son: agropecuario, construcción, transporte, turismo, industrial, comercio, minería y actividades mixtas, y hay de diversos tamaños.

Otro aspecto que destacó Luis Morales es que las Uniones de Crédito puedan preservar los adecuados niveles de solvencia medidos por el índice de capitalización. “El índice de capitalización circulatorio, pero de manera diferenciada, que no sea el mismo rating que se requieren para las uniones fuertes y que tienen indicadores sanos”.

Las entidades de menor tamaño pueden tener el índice de capitalización más débil que el resto del sector y entonces tratar de homologar los indicadores, que sean acordes con el tamaño y procurar bajar la carga administrativa y de requerimientos tecnológicos para los reportes, explicó.

“Tienen menos capacidad, es un sistema menos robusto, si bien estamos a favor del debido cumplimiento de reportes regulatorios, la carga debería de ser significativamente menor para las entidades de menor tamaño”, dijo.

Cabe destacar que el fondeo de las Uniones está conformado por 67.3% de préstamos bancarios, 21.9% de préstamos de socios y 3.6% de préstamos de otros organismos, y que además el fondeo de bancos y otros organismos está concentrado en las entidades con mayor volumen de activos.

Administración de riesgos

Luis Morales comentó que van a entrar con fuerza al tema de la administración integral de riesgos. “Queremos establecer una metodología básica para comenzar en el diseño, el desarrollo y la ejecución de los principales indicadores. Hay tres esenciales dado que es incipiente para el sector en materia de administración de riesgos, queremos implementar de indicadores de liquidez, otros que tienen que ver con el riesgo de crédito y un par de indicadores de riesgos de mercado. Después vendrán otras mediciones para riesgo operativo o para riesgos reputacionales inclusive, pero por lo pronto sí creemos que debemos implementar una metodología a nivel del sector para arrancar con una administración de riesgos más eficiente.

“Creemos que el camino de las fusiones y las adquisiciones es una ruta para el fortalecimiento de aquellas entidades que no puedan o no quieran cumplir, está el camino de adherirse a otras; entonces, fusionarse o adquirir carteras en zonas regionales o que atienden sectores económicos específicos es una posibilidad y para ello requerimos métricas”, concluyó el presidente del gremio.

[email protected]