El gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador envió al Congreso de la Unión una iniciativa de cambios al régimen de inversión de las afores, donde se destaca la búsqueda de mejores rendimientos al dejar de invertir en sociedades de inversión (siefores) y pasar a fondos de inversión.

La reforma propone que la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar), previa opinión de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) y del Banco de México (Banxico), sea la que determine el régimen de inversión de las administradoras, con el que se regulan las inversiones.

Especialistas consultados por El Economista coinciden en que con la reforma se eliminarán costos administrativos y operativos del sistema y que son adicionales a la comisión de gestión, además de que se harán más eficientes las inversiones de los fondos de ahorro de los trabajadores, incluso en pequeñas y medianas empresas, y en los grandes proyectos de los Sectores Públicos y Privados.

De acuerdo con el contador Sergio Ríos, integrante de la Comisión de Seguridad Social del Colegio de Contadores Públicos, coincidió en que, si bien uno de los beneficios de esta reforma es lograr mejores rendimientos y menores comisiones, también se buscará ampliar la composición de los portafolios de inversión.

“Lo primero de esta reforma es que se va a buscar que haya un mayor rendimiento, un menor cobro de comisiones y que por ende el trabajador pueda notarlo en los estados de cuenta de su afore, que se pueda observar que el dinero que se está invirtiendo si le genera buenos rendimientos”, señala.

Otro cambio importante es el que ofrece mayor flexibilidad a los trabajadores en sus aportaciones voluntarias, para que dicho recurso pueda ser retirado o utilizado, en caso de requerirlo, sin necesidad de un plazo forzoso.

“Actualmente cualquier persona puede abonar dinero a su afore; sin embargo, hay ciertos candados para que ese recurso que se está invirtiendo y que genera rendimientos se pueda retirar en dos o seis meses. Una de las situaciones que se está promoviendo es eliminar el periodo mínimo de permanencia de este ahorro”.

Agregó que parte de lo que también se busca es que los recursos que se están canalizando y que se mandan a las afores puedan beneficiar a las micro, pequeñas y medianas empresas que regularmente no están sujetas a que un banco les pueda prestar recursos.

Diversificación

Elvira Méndez, catedrática de la Universidad La Salle, opinó que se debe poner especial interés en la manera en que serán regulados estos fondos y revisar las carteras. Con la reforma, las afores podrán contar con varios fondos de inversión, mismos que tendrán una composición distinta de su cartera, atendiendo a los diversos grados de riesgo y a diferentes plazos, de acuerdo con los límites que emita la Consar.

“Los trabajadores tendrán derecho a invertir sus recursos en uno o más de los fondos de inversión que sean operados por la afore que lleve su cuenta individual y para este tipo de acciones se deberá contar con una regulación bien definida, la cual se tendrá que seguir de cerca”, dijo Méndez. “Al final del día, nosotros como inversionistas podremos consultar el prospecto de colocación y las carteras para ver qué rendimiento está dando ese fondo en el que estamos invirtiendo”.

Otro tema en el que se debe avanzar es la educación financiera, pues la gente no está acostumbrada a consultar su estado de cuenta de afore. Méndez hizo un llamado para que las autoridades trabajen aún más en darle mayor difusión a este nuevo esquema, si es que se aprueba, para que todos los trabajadores estén mejor informados y al pendiente de sus rendimientos.

[email protected]

rrg