Aunque el crédito de la banca comercial al consumo ha mostrado ya una recuperación y el de vivienda sigue con crecimiento, el destinado a empresas continúa con contracción y BBVA considera que seguirá débil por algunos meses más.

“Los saldos al octavo mes del año parecen confirmar la tendencia de recuperación observada en las carteras de consumo y vivienda. No obstante, la cartera empresarial aún parece estar lejos de presentar variaciones en terreno positivo, ya sea en términos anuales o mensuales”, señala un análisis del banco.

Ahí, destaca que en agosto del 2021 el saldo nominal de la cartera de crédito vigente otorgado por la banca comercial al sector privado cayó 3.1% anual (-8.3% en términos reales). No obstante, resalta que dicha contracción fue la menor desde marzo del 2021, lo que señala no sólo que el efecto contable de la disposición de líneas de crédito en el 2020 se ha disipado, sino además que existe cierta reactivación de la demanda en algunas carteras.

Por agregados, las variaciones nominales anuales en agosto fueron: consumo -0.3%; vivienda 9.4%; y empresas -8.4 por ciento.

Carlos Serrano, economista jefe de BBVA México, ha mencionado al respecto que el crédito a empresas es el que ha mostrado más debilidades, lo que obedece a que al inicio de la pandemia este segmento hizo uso de las líneas que tenían vigentes para hacer frente a la contingencia; pero también a que durante todo este tiempo los negocios acumularon buenos niveles de ahorro.

“Creemos que todavía vamos a ver un periodo de algunos meses con el crédito a empresas más débil de lo usual, a medida que las empresas, antes de demandar crédito, van a consumir la liquidez que han acumulado. Pero eventualmente veremos una recuperación”, expuso.

El economista de BBVA advirtió no obstante que, en el caso de que se apruebe la Reforma Energética tal y como está ahora, podría afectarse aún más el crédito a empresas, pues se impactaría la inversión.

“Como hemos mostrado, de lejos, el factor que más determina la demanda de crédito es la inversión, por lo tanto creemos que veríamos un menor equilibrio crediticio”, dijo.

Serrano comentó que el crédito en el país ha tenido un comportamiento heterogéneo, pues en el caso del destinado a las familias, éste se ha venido recuperando y el de vivienda ha seguido con crecimientos.

eduardo.juarez@eleconomista.mx