La banca no presta a los estados y municipios de manera indiscriminada, se generaliza de manera simplista que existen problemas, afirman directivos de diversas instituciones. La Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) lanzará en breve reglas que exigirán más reservas para la banca al otorgar financiamiento a los gobiernos subnacionales.

El crédito a los estados es muy bajo en México, no llega a 2% del Producto Interno Bruto. Incluso comparado con otras naciones de la OCDE, los gobiernos están por debajo de su capacidad de endeudamiento , comentó Luis Robles Miaja, presidente ejecutivo de la Asociación de Bancos de México.

Luis Peña Kegel, director general de HSBC, afirmó también que no vislumbran riesgos sistémicos en este tipo de préstamos. Le prestamos a estados de capacidad de deuda sobrada y municipios calificados. De lo que tenemos no vemos nada que nos preocupe , agregó el directivo.

Incluso explicó que se otorgan préstamos a esas entidades de manera ortodoxa, sólo a estados y municipios bien calificados, que son vistos como empresas con garantía federal.

Guillermo Babatz, presidente de la CNBV, rechazó que en términos generales exista un sobreendeudamiento de los gobiernos locales. Sin embargo, el supervisor bancario destacó elementos que calificó como de alerta. Algunas administraciones, añadió, tienen un nivel de endeudamiento alto respecto de los ingresos que generan.

Explicó que muchos gobiernos, sin estar sobreendeudados en términos absolutos, no han tenido una buena planeación del dinero que reciben, con vencimientos cercanos.

MÁS RESERVAS PREVENTIVAS

Las nuevas reglas implican que las instituciones tendrán que generar reservas preventivas mayores al prestar a ese tipo de clientes.

Las nuevas reglas pretenden quitarle énfasis a las calificaciones crediticias y ver la relación deuda/ingreso, participaciones federales y los vencimientos de sus deudas , agregó el funcionario.

Alejandro Valenzuela, director general de Banorte, reconoció que se trabaja con esos clientes para que tengan un apalancamiento manejable y reconoció que las nuevas reglas encarecerán los préstamos, pero también la banca tendrá que crear mayores previsiones y compartir el costo.