La plataforma de pagos electrónicos a través del celular, CoDi, arrancará en su prueba el próximo 1 de abril, y lo hará con tres programas piloto que ha delineado el gobierno junto con el sector bancario.

Arturo Herrera, subsecretario de Hacienda detalló en un evento sobre inclusión financiera organizado por Santander y la embajada de Reino Unido, que aunque el programa piloto operará con algunos bancos a partir del siguiente lunes, el 2 de abril no habrá cambiado nada, sino que los resultados empezarán a verse con los meses, toda vez que hay un tema cultural en el que deberá trabajarse.

En este sentido adelantó que, de manera conjunta con los bancos, se está planeando hacer tres programas pilotos con el CoDi. Uno, detalló el funcionario, seleccionará un programa gubernamental que seguramente tendrá que ver con jóvenes al ser este sector el que está más familiarizado con la tecnología, y será en una pequeña parte geográfica.

Con otro se buscará una ciudad de tamaño medio, de aproximadamente 150,000 habitantes, donde se volcarán a ver si se puede cambiar su cultura financiera con el CoDi y usarla como ejemplo que pueda replicarse en el país.

“En el tercer piloto vamos a buscar una ciudad que sea lo suficientemente pequeña, que su tamaño no dé para tener sucursales bancarias”, puntualizó.

Agregó: “Este tipo de comunidades son las que deberían beneficiarse más de la introducción de la banca digital, y lo que queremos es empujar”. Detalló que estos programas piloto se estarían desarrollando entre tres y cuatro meses.

Podrán entrar todas las instituciones reguladas

Miguel Díaz, director del Sistema de Pagos del Banco de México (Banxico), explicó por su parte la manera en que operará el CoDi, y detalló que cada operación deberá realizarse en promedio en cinco segundos, lo que es una ventaja respecto a las transacciones que hoy se hacen a través del SPEI (carretera sobre la que correrá el CoDi), donde es más tardado, lo que en cierta forma desmotiva las transacciones.

“El CoDi es como una capa de cebolla encima del SPEI. No modificamos la estructura sino que anexamos una función adicional, pero para que esto funcione adecuadamente las tuberías de fondo tienen que estar muy robustas”, expuso.

De igual forma, el funcionario del Banxico destacó que todas las entidades financieras que estén reguladas, incluidas las fintech a las que hoy ya aplica una ley y su regulación secundaria, y que estén en el SPEI, podrán operar con el CoDi, siempre y cuando cumplan con reglas en materia de ciberseguridad y otras.

“Pero sí tenemos que llegar a un balance. No se puede introducir a cualquiera porque la seguridad depende del eslabón más débil. Si se cumple con el mínimo puedes participar, pero estamos poniendo el piso parejo, donde la ciberseguridad esté bien controlada y la experiencia de usuarios es homogénea”, detalló.

El directivo del Banxico aclaró que las instituciones que hoy estén operando en un sistema alterno al del SPEI, no podrán hacerlo hasta que se regularicen y realicen las operaciones  en el SPEI.

CoDi, un gran paso: Santander

Javier Castrillo, director de banca digital de Santander México, afirmó que el CoDi es un gran paso y una gran idea, semejante a las que han adoptado otros países como India, donde con una herramienta similar se realizó un cambio fundamental en materia de inclusión financiera.

“Desde Santander nos ponemos a su disposición para lo que requieran tanto en inversión, compromiso y apoyo tecnológico, porque me parece que son del tipo de cosas que funcionan”, enfatizó.

Banco Santander México ha definido como estratégica su relación y alianza con las empresas de Tecnología Financiera (fintech), por ello anunció que impulsará, en colaboración con la Embajada del Reino Unido en el país, un estudio sobre los retos, perspectivas y oportunidades para el desarrollo de estas empresas.