Los cambios fiscales respecto a la economía digital, que entrarán en vigor el siguiente año, podrían afectar la demanda de los servicios digitales como Netflix, Uber, Amazon y demás, señaló TMF Group, firma dedicada a la asesoría de negocios.

“Estos impuestos corren a cargo de los consumidores que pagan un precio minorista más alto por el servicio. Por lo tanto, lógicamente puede haber una disminución en la demanda de servicios digitales, así como de otros bienes y servicios, mientras el consumidor ajusta sus hábitos de consumo”, explicó a El Economista Lyndsey Wheeler, head de Contabilidad e Impuestos para las Américas en TMF Group.

De acuerdo con lo aprobado por legisladores en meses pasados, el siguiente año, las plataformas no sólo cobrarán IVA en las transacciones que se hagan en ellas —como en Amazon, DiDi, Mercado Libre—, sino que también tendrán que retener el ISR de aquellos trabajadores que generen ingresos en ellas, como lo son choferes de aplicaciones como Uber, o bien vendedores en Amazon o quienes prestan sus inmuebles en Airbnb.

En el caso del IVA, la tasa que se cobrará será la de 16%, la cual ya existe a nivel nacional a excepción de la zona fronteriza norte. Para el ISR, los trabajadores que obtengan ingresos en las plataformas digitales pagarán una tasa entre 0.4 y 10%, dependiendo sus ganancias y la prestación de servicios o enajenación de bienes que ofrezcan.

“Es importante tener en cuenta que los servicios digitales, como la transmisión, se han convertido en parte de nuestra vida cotidiana, con más y variados servicios digitales todos los días para interrumpir nuestras vidas y, a pesar de que un país introduce nuevos impuestos sobre nuestro consumo, el suministro de estos bienes y, hacia futuro, los servicios continuarán aumentando al igual que la accesibilidad a ellos”, añadió Lyndsey Wheeler.

A espera del consenso

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) tiene la tarea de llegar a un consenso internacional para poder gravar a la economía digital hacia finales del siguiente año.

En este sentido, Lyndsey Wheeler enfatizó el hecho de que ya algunos países han empezado a tomar sus propias medidas fiscales, incluido México, a espera de que la OCDE emita una resolución al respecto.

Uno de los países que generó su propia propuesta fue Francia, quien decidió imponer un gravamen a las plataformas digitales de 3% sobre los ingresos generados dentro del país. Este impuesto está dirigido para aquellas empresas con ingresos de más de 845 millones de dólares a nivel mundial y de 28 millones de dólares en Francia.

“Se estima que por el momento 30 entidades multinacionales se verán afectadas, 17 son entidades estadounidenses y una francesa, lo que provocó que el presidente Donald Trump implementará aranceles adicionales en Francia. Asimismo, es probable que estas entidades transfieran los costos de estos nuevos impuestos al consumidor al aumentar los precios y esperamos ver que este método de impuesto digital se reproduzca en otros países de la Unión Europea”, explicó Wheeler.

En línea con lo anterior, indicó que las medidas tomadas en México también podrían traer represalias por parte de Estados Unidos, ya que Trump ha expresado su opinión sobre la protección de las empresas estadounidenses contra la discriminación y ciertamente querrá disuadir a otros países de aplicar medidas similares.

¿Qué tasas se pagarán en el 2020?

  • Todas las transacciones de compra van a generar IVA, cuya tasa será igual a la nacional de 16 por ciento.
  • Tratándose de prestación de servicios de transporte terrestre de pasajeros y de entrega de bienes, como Uber y Rappi, la tasa de retención será entre 2 y 8 por ciento. 
  • Para los servicios de hospedaje, como Airbnb, la tasa será entre 2 y 10%, dependiendo de los ingresos. 
  • La enajenación de bienes y prestación de servicios, como Amazon y Mercado Libre, se gravará entre 0.4 y 5.41 por ciento.

[email protected]