La secretaría de Hacienda agrupó una serie de decretos dispersos sobre estímulos fiscales, en uno nuevo que publicó recientemente junto con un programa de simplificación.

La dependencia aclaró que los incentivos que se retoman no son nuevos, mientras que por otro lado se dan facilidades para el pago de impuestos que no representan ningún costo.

En entrevista radiofónica, el subsecretario de Ingresos, José Antonio González Anaya, explicó que desde 1994 existían más de 90 decretos que contenían 300 medidas fiscales, de los cuales 220 eran obsoletos. Lo que se hizo fue un copy page, un ejercicio para una pronta referencia. En algunos no se pudo porque hay amparos , aclaró.

Esto se hizo a petición de organismos empresariales, sobre todo el referente al cálculo del impuesto empresarial a tasa única (IETU) porque consideraban que se tiene que invertir mucho tiempo. El número de pagos es el mismo, pero ahora se calcula sólo seis veces y no 12 . Es decir que sólo cada dos meses (pares) se calcula y se paga y en los nones se usa el promedio.

PAGO DE DERECHOS

En otras medidas menos telúricas , el funcionario destacó que algunos como el pago de derecho como el pasaporte, ya no será necesario ir al banco. Se podrá hacer por internet y les vamos a ahorrar la ida al banco .

También mencionó que el estado de cuenta servirá como comprobante fiscal en pagos con tarjeta de crédito o débito, con lo cual ya no será necesario esperar en los establecimientos a que generen la factura electrónica.

El socio legal de la firma Ernst & Young, Herbert Bettinger, explicó que si bien se trata de reunir en un solo documento varios incentivos que ya se tenían y se agregan otras facilidades, algunos son controvertidos como el relacionado al IVA para jugos y néctares que representa un hueco por 800 millones de pesos al fisco.

Bettinger destacó que algunos incentivos ya estaban vigentes y que al retomarlos en un solo documento, la autoridad fiscal está haciendo un recordatorio en época de declaraciones, pues es un momento adecuado para señalar los beneficios a los que tienen derecho, aún cuando éstos puedan tener un impacto negativo para la recaudación.

Entre otros estímulos, hay uno que permite la exención de 80% del impuesto sobre la renta a extranjeros por arrendamiento de remolques o semirremolques y un crédito fiscal de 80% del ISR por el arrendamiento de aeronaves.

Se da un estímulo fiscal a los que contraten a adultos mayores y personas con discapacidad. Asimismo para el rescate de centros históricos se permitirá la deducción en forma inmediata y hasta por 100% de las inversiones que se efectúen en bienes inmuebles.