Ante la volatilidad e incertidumbre que generan las próximas elecciones presidenciales, la renegociación del Tratado Libre de Comercio de Norte América (TLCAN) y posibles alzas en las tasas de interés, expertos consideran que no es recomendable cambiarse de afore, pues ello podría representar una pérdida al ahorro pensionario del trabajador.

“El ahorro de los trabajadores al estar invertido en los mercados financieros está sujeto a esta volatilidad que hemos visto (…) si se cambian de afore con esta volatilidad tan fuerte, podrían sufrir una pérdida en su ahorro y por tanto en la pensión que reciban al concluir su vida laboral”, expuso Roberto Gerardo López, experto en pensiones de la Universidad Panamericana.

Detalló que, si una persona en este momento decidiera cambiarse de afore o traspasar su cuenta, su portafolio de inversión tendría que ser vendido a la otra afore que elija.

“Es aquí donde se puede presentarse la pérdida, ya que, por la volatilidad, las acciones en las que invirtió la afore las tendría que vender más baratas de lo que le costaron”.

Jorge Sánchez Tello, director del programa de investigación aplicada de la Fundación de Estudios Financieros (Fundef) agregó que, al cambiarse de afore en un fuerte periodo de volatilidad, el rendimiento que reciba el trabajador pueda ser menor al que tenía si se mantenía en la afore en la que estaba en un inicio.

“Las afores tienen portafolios de inversión diversificados que les permiten maniobrar con la volatilidad para que en el mediano plazo tengan mejores rendimientos; pero si el trabajador se cambia de afore, este rendimiento sería probablemente menor”.

Las minusvalías no deben preocupar

El experto en pensiones de la Universidad Panamericana comentó que, si bien las afores en este periodo de volatilidad pueden presentar minusvalías, no debería ser motivo de preocupación para los ahorradores, ya que en el futuro esa minusvalía se recuperará.

“Las minusvalías significan que el portafolio de inversiones de las afores tiene un menor valor, pero se ha visto que en el largo plazo estas disminuciones se recuperan y las cuentas de los trabajadores no resultan afectadas. No se debe tener miedo a las minusvalías”, subrayó.

Mencionó que a veces las minusvalías se ven reflejados en menores rendimientos, no obstante, asegura que en el futuro también se recuperan al presentar plusvalías (mayor valor en el portafolio de inversión de las afores).

“Cuando hay inestabilidad financiera, los rendimientos de las afores sufren mermas, pero hay que tener claro que el ahorro de los trabajadores está bien protegido y bien invertidos”.

¿Y si estoy en una afore con bajos rendimientos?

Si un trabajador está en una afore que le ofrece bajos rendimientos y decide cambiarse a una que sí le da mayores, el experto del Fundef acotó que entonces es posible que sí le convenga.

Advirtió que los trabajadores deben conocer bien las inversiones que hace tanto su afore como a la que desea cambiarse.

“Hay afores que siempre mantienen un perfil de inversiones conservadoras, que cuando hay volatilidad no sufren mucho, pero cuando hay épocas de ganancias no se benefician tanto como otras afores que tienen un perfil de inversión más riesgoso”.

Apuntó que las personas que estén cercanas a la edad de jubilación se mantengan en las afores que tienen un perfil de inversión conservador; mientras que a las personas que tienen menos de 46 años busquen estar en afores con perfil de inversiones más diversificadas.