S&P Global, la principal agencia de calificación crediticia del mundo, pactó la salida de más de cinco de sus analistas de riesgo soberano más experimentados en el marco de un ajuste más amplio que contempla la eliminación de más de 100 puestos de trabajo, dijo una fuente a Reuters.

Además, la división de deuda soberana de la empresa, que goza de una excelente reputación y supervisa la solvencia crediticia de unos 130 países, se integrará a la división de servicios financieros, centrada en los bancos.

El analista de mayor perfil que se verá afectado por la reorganización fue Moritz Kraemer, dijo la fuente con conocimiento del ajuste laboral.

Kraemer fue la cara pública de la firma por sus recortes masivos de las calificaciones de una serie de países de la zona euro durante la crisis de deuda del 2011 y 2012, y de los estados afectados por el desplome de los precios de las materias primas en el 2014.

Otros funcionarios veteranos que se han ido de S&P son su principal analista de Europa, Medio Oriente y África, Myriam Fernández de Heredia Martínez, y Liesl Saldanha, que supervisaba la región Asia-Pacífico desde Singapur.

"El grupo de calificación soberana básicamente ha sido desmantelado", dijo la fuente, que habló con Reuters bajo condición de anonimato. "Es una decisión importante. Fueron necesarios 25 años lograr reputación como líder en el sector".

Un portavoz de S&P confirmó que se habían realizado cambios, pero no dio una cifra sobre el número de personas afectadas.

"Hemos realizado algunos cambios organizativos a nivel mundial a medida que avanzamos hacia una estructura más simple y efectiva", dijo el portavoz de la empresa, que emplea a unos 1,400 analistas. "Algunas personas están abandonando la organización como resultado".