Será hasta el próximo mes de noviembre, casi un año después de la llegada de Andrés Manuel López Obrador a la presidencia de la República, cuando las autoridades presenten la política nacional, así como el marco normativo, del sector vivienda de este sexenio, así lo informó Román Meyer Falcón, titular de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu).

Al participar en las mesas de diálogo para la creación del Programa Nacional de Vivienda, Meyer Falcón indicó que en los meses que lleva la actual administración gubernamental, han servido para detectar las áreas de oportunidad para reducir el rezago habitacional en el que se encuentran 9 millones de personas.

“Hoy que sabemos cuáles fueron los errores y aciertos del pasado, tenemos la oportunidad de reorientar las políticas en esta materia y atender el rezago de 9 millones de acciones de vivienda, sobre todo en las zonas sur y sureste del país”, comentó Meyer Falcón en su intervención en dichas mesas que se llevaron a cabo en las instalaciones del Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit).

 

De acuerdo con Meyer Falcón, en donde se debe de poner un principal cuidado es en la ubicación de las viviendas, así como en su calidad, equipamiento y servicios con los que cuentan, para posteriormente analizar los instrumentos crediticios que ayuden a la obtención de un hogar.

“Hoy en día el Estado mexicano está más preocupado en lo que corresponde en la ubicación, en la calidad de vivienda, en el propio instrumento crediticio, la carga que esto genera a las familias, y que tenemos que ver a la vivienda no como un proceso mercantil sino como un derecho humano”, apuntó el titular de la Sedatu.

Meyer Falcón resaltó que si bien la dinámica del Infonavit ha sido importante en los últimos años, su colocación se ha concentrado en la región norte del país, donde la demanda no es tan apremiante como el sur sureste.

Modelo generó vivienda en abandono

Durante su intervención, Carlos Martínez Velázquez, director general del Infonavit, dijo que el enfoque de otras administraciones gubernamentales, en el cual se priorizó la colocación de financiamiento, dejó como saldo el abandono de 650,000 viviendas.

“Docenas de fraccionamientos sin servicios ni equipamiento, con viviendas invadidas por personas que viven en la penumbra por miedo a ser descubiertas…el modelo expansivo de vivienda que vimos durante más de una década es una desgracia porque estamos hablando de casas que no generaron ninguna plusvalía para sus dueños y que, por lo tanto, no facilitaron la formación de patrimonio”, expresó Martínez Velázquez.

El director de la hipotecaria del Estado resaltó que las mesas de diálogo para la creación del Programa Nacional de Vivienda tienen la obligación de recalcar los errores del pasado, con la finalidad de que haya una mejor planeación.

“Es así como llegamos a estas mesas de diálogo, con la obligación de aprender de los errores del pasado y de nuestras experiencias anteriores, con el objetivo de trazar la mejor ruta posible, una que tenga como eje al trabajador, el cumplimiento de la ley, el combate a la corrupción y la erradicación del conflicto de interés en todas sus facetas”, comentó Martínez Velázquez.