Apenas 2% de las familias mexicanas que reciben remesas registra el envío desde Europa y el impacto que tendrán por la depreciación del euro será mínimo, revelan datos de la Encuesta Nacional de Ingreso y Gasto de los hogares (ENIGH) y el Fondo Multilateral de Inversiones (fomin) del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

De acuerdo con la ENIGH, el universo total de hogares receptores de remesas en México es de 1 millón 583,292 en todo el territorio y 98% de ellos tiene a sus fuentes de envío, es decir, sus familiares desplazados en Estados Unidos.

Según expertos del Fomin, habrá un menor flujo de envíos hacia América Latina en este año y previsiblemente el 2011, resultado de la crisis económica que sufre Europa, especialmente España, que es el principal receptor de la migración latinoamericana hacia aquel continente.

En el corto plazo es poco probable que se observe una recuperación importante de los flujos debido, en gran medida, a que no se esperan grandes crecimientos en las economías emisoras de remesas , destaca el reporte Efectos de la crisis en las remesas dirigidas a América Latina y el Caribe.

El mercado laboral español se convirtió en el que tiene más desocupación en todo el mundo, al registrar hasta abril una tasa de desempleo de 19.7 por ciento.

Según los datos del Fomin, en América Latina hay 8 millones de hogares dependientes de las remesas provenientes de Europa, y la mayor parte de estas familias se localizan en Ecuador, Colombia, Argentina, Bolivia y Perú.

En el primer trimestre del 2009, por la crisis, las remesas provenientes de España se desaceleraron en 12.9%, según el Fomin.

[email protected]