Tras el revés que sufrió en el Tribunal Constitucional (TC), el presidente de Chile, Sebastián Piñera, decidió promulgar el proyecto de los parlamentarios que permite un tercer retiro de fondos desde las Administradoras de los Fondos de Pensiones (AFP).

En un mensaje desde el Palacio de La Moneda, Piñera señaló que "en la vida hay que saber aceptar las normas" y que "acatamos la decisión del TC, pero no la compartimos. Promulgaremos el proyecto de tercer retiro para que ayuda llegue pronto a las personas que lo necesitan".

En este sentido, la máxima autoridad del país indicó que en los próximos días sacará del Congreso el proyecto enviado ayer en la noche al poder legislativo y el cual buscaba también un tercer retiro de los fondos, pero el cual además contenía elementos como la entrega de recursos a quienes no tienen fondos en las AFP y un mecanismo de reintegro.

La tarde del martes, y con 7 votos a favor y 3 en contra, la Corte rechazó aceptar a trámite el recurso de inconstitucionalidad que el Ejecutivo introdujo bajo el argumento de que la medida hipotecaría las pensiones futuras y dejaría sin fondos a cerca de 5 millones de personas.

El anuncio del Ejecutivo generó varias reacciones. Una de ellas llega desde Fitch Ratings, que no solo mira con preocupación esta última iniciativa, sino el impacto que tendrá la suma de las tres acciones.

"Si bien amortiguaron el golpe económico de la pandemia, las medidas de retiro de pensiones se han promulgado a pesar de las objeciones iniciales del Ejecutivo, lo que reduce la previsibilidad de la formulación de políticas de alta calidad de Chile", plantea con preocupación el director senior de Soberanos de la clasificadora de riesgo, Richard Francis.

La agencia también alerta que los retiros "han exacerbado el problema relacionado con las tasas de reemplazo de pensiones relativamente bajas, que fue una de las áreas clave de quejas públicas que se destacó durante las protestas de 2019", a lo que agrega que el conjunto de acciones de acceso a los ahorros previsionales "han introducido volatilidad en el mercado local y reducido las opciones de financiamiento local".

Por otro lado, la bolsa chilena siguió en la senda bajista después de la fuerte caída de 2.39% por la decisión del gobierno. Desde el mercado destacan que el movimiento se da por la incertidumbre política generada tras la caótica promulgación de la reforma constitucional que permite otro retiro desde las cuentas individuales, sumado a que a las administradoras tendrán que vender acciones para entregar los recursos solicitados por los afiliados.

En este contexto, el principal índice de acciones nacionales, el S&P IPSA caía la tarde de ayer miércoles 2.5% a 4,629 puntos. Con esto deja atrás el primer impulso de la mañana, con algunos inversionistas habrían aprovechado el descuento para entrar a la bolsa.

La Asociación de AFP confirmó este miércoles que, como estaba previsto, este lunes 3 de mayo las administradoras comenzarán a recibir solicitudes para efectuar el tercer retiro del 10% de los fondos de pensiones.