Es necesario que la vigilancia y supervisión del sistema financiero sea revisada dentro de la nueva ley de prevención contra el lavado de dinero, pendiente de ser ratificada en el Senado, pues ésta no incluye sancionar directamente a los intermediarios financieros, consideraron especialistas y legisladores.

Para Enrique Cárdenas, director del Centro del Estudios Espinosa Yglesias (CEEY), el sistema financiero fue incluido en la ley de prevención de lavado de dinero, pero no los procesos de supervisión y vigilancia de todo el sector.

Antes de aprobarse en el Senado de la República, debe revisarse cómo se está regulando al sistema financiero, ya que éste no se incluyó en los cambios a la ley bajo el argumento de que ellos ya tienen una regulación propia como sector , dijo el especialista.

En la minuta de la ley federal para la prevención e identificación de operaciones con recursos de procedencia ilícita, aprobada en la Cámara de Diputados el último día de sesiones de la actual Legislatura, se estableció que era conveniente mantener los procesos de supervisión del sistema financiero, donde los bancos envían reportes a la CNBV y ésta, a su vez, los remite una vez analizados a la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la SHCP.

En la minuta del 30 de junio de la Comisión Permanente del Congreso, se lee: Se coincidió en incorporar a la ley los aspectos genéricos del régimen de prevención y detección en materia de lavado de dinero previsto en las leyes que especialmente regulan a las entidades financieras, como son las obligaciones de identificar y conocer a sus clientes y usuarios, así como de reportar determinadas operaciones ante la SHCP, a través de los órganos supervisores de la propia Secretaría, quienes continuarán siendo los responsables de sancionar las infracciones en las que incurran dichas entidades, por lo que resulta coherente que este régimen debe continuar aplicándose a las entidades financieras, con las particularidades que establecen cada una de las leyes que especialmente las regulan .

Durante la discusión de la iniciativa de ley, los diputados advirtieron que no existía una propuesta para sancionar a los grandes bancos y a las grandes empresas que invierten en paraísos fiscales.

El diputado del PT Jaime Cárdenas Gracia, consideró: En este dictamen no hay una sola palabra respecto de los bancos, respecto de las grandes empresas que invierten sus recursos en paraísos fiscales. Y ésos son actos, ésas son conductas que tienen que ver con el lavado de dinero .

Recientemente, una investigación del Senado de Estados Unidos evidenció que HSBC México tenía más de 50,000 cuentas en dólares en las Islas Caimán, por las cuales se realizaron presuntamente operaciones de lavado de dinero de la delincuencia organizada.

Dentro de la iniciativa de ley, todo el Capítulo III está dedicado a la supervisión de las entidades financieras que se consideran vulnerables al lavado de dinero, entre ellas bancos, casas de Bolsa, aseguradoras, afores y afianzadoras, las cuales de acuerdo con el artículo 16 de la misma ley, serán supervisadas y entregarán los reportes de operaciones sospechosas a sus respectivos órganos de vigilancia como lo son la CNBV, la CNSF, la Consar y el SAT.