La perspectiva para los bancos en México es estable en 2013, pues se espera que mantengan sólidas utilidades, capital y liquidez, y que aun cuando persisten riesgos globales están bien posicionados para seguir con su crecimiento, considera Fitch Ratings.

En su estudio "Perspectiva 2013: bancos comerciales mexicanos", refiere también que se espera se sostenga el crecimiento crediticio a tasas de dos dígitos y advierte que se puede enfrentar un cierto deterioro de la calidad de los activos, sobre todo de la cartera de consumo.

En opinión de Fitch, los bancos en México pueden mantener por varios años tasas anuales de crecimiento nominal de créditos en el rango de 12 a 15%.

Y es que, argumenta, el aún bajo nivel de intermediación financiera, de aproximadamente 25% del Producto Interno Bruto, ofrece espacio para la expansión del crédito, aunque mucho dependerá de la evolución de la demanda efectiva de préstamos y de los factores económicos globales.

El crecimiento reciente de los créditos ha estado en el límite inferior del rango referido, pero la calificadora estima que la presumible recuperación de la actividad industrial y la mejora de las expectativas económicas pudieran impulsar el crecimiento del crédito en 2013 hacia el límite superior de este escenario base.

El director senior de Instituciones Financieras de la firma, Alejandro García, expuso que los bancos han mantenido sólidas utilidades a pesar del difícil entorno económico en años anteriores y las sostenidamente bajas tasas de interés.

Destaca el hecho de que la base de capital se ha mantenido sólida, a pesar del crecimiento de los préstamos.

Recordó el que recientemente se aprobaron requisitos de capital más estrictos y que deberán cumplir los bancos a partir del 1 enero de 2013, en línea con el marco de Basilea III.

En este sentido, subraya, "Fitch no espera un impacto material en los índices de capital; tampoco una desaceleración del crédito a nivel del sistema como resultado de la adopción de dichas normas. Los beneficios a futuro de estas nuevas reglas son mayores que los retos de corto plazo".

Para Fitch, el potencial de mayores aumentos en este índice, sin afectar el perfil de liquidez y fondeo de los bancos, es moderado, mientras que un punto positivo es que la dependencia del fondeo del exterior es muy baja.

Sin embargo, se advierte que esta perspectiva positiva puede ser afectada ante una posible acentuación de los riesgos globales.

Además, precisa, los bancos de capital español (BBVA Bancomer y Santander) podrían afectarse por degradaciones de sus matrices.

Señala que la perspectiva del sistema bancario también podría degradarse si la calidad de activos, rentabilidad y/o capital se deterioran más allá del escenario base de Fitch.

De hecho, refiere, la perspectiva del sistema podría ser revisada a negativa si la morosidad o castigos relativos fueran mayores a 4.5% de los préstamos totales o promedio; y/o si el capital fundamental baja de 12% de los activos ponderados, o que la Rentabilidad Sobre los Activos (ROA) operativo fuera menor a 1%.

Aclara que algunos de los bancos sistémicamente importantes tienen calificaciones mayores al soberano, con limitado potencial de diferenciación adicional, "por tanto, una perspectiva positiva dependería de acciones soberanas en tal sentido".

lgl