La Regla Volcker impactaría a los ocho bancos más grandes en Estados Unidos en sus utilidades por hasta 10,000 millones de dólares anuales, de acuerdo con un estimado de la calificadora Standard and Poor’s (S&P).

Recientemente, hemos actualizado nuestra estimación del costo de la Regla Volcker para los ocho mayores bancos de Estados Unidos, la cual impactaría las ganancias antes de impuestos por hasta 10,000 millones de dólares anuales, por encima de nuestro estimado inicial de 4,000 millones de dólares. Sin embargo, el impacto también podría ser menor si las reglas finales son menos estrictas , consignó la calificadora en un análisis.

La Regla Volcker obliga a los bancos registrados para operar en Estados Unidos a que dividan sus operaciones de la banca de inversión de su negocio de banca al menudeo, además de prohibir que puedan negociar en fondos de inversión de deuda de gobiernos, generando mayores costos operativos para los bancos.

Los bancos analizados por Standard and Poor’s son Bank of America, Citigroup, Goldman Sachs, JP Morgan Chase, Morgan Stanley, PNC Financial Services, US Bancorp y Wells Fargo.

De acuerdo con los cálculos de Standard and Poor’s, los ocho bancos más grandes en Estados Unidos disminuyeron los ingresos por inversiones en fondos de cobertura de entre 1 y 4% de los ingresos totales en el 2010, a 0.5 y 2% en el 2012, con el fin de tener un menor impacto de la Regla.

El expresidente de la Reserva Federal de Estados Unidos y creador de la propuesta de regulación, Paul Volcker, mencionó en Inglaterra que el éxito de mantener delimitadas las operaciones de los bancos es muy difícil para las autoridades y que las instituciones financieras buscan relajar las separaciones de sus corporativos en el tiempo.

Con base en la experiencia estadounidense, el concepto de que las diferentes filiales de una entidad bancaria comercial se puede mantener en una total independencia de sus otros negocios -ya sea en la práctica o en la percepción del público- es difícil de sostener , dijo Volcker en los comentarios presentados la semana pasada a la Comisión de Normas Bancarias del Parlamento del Reino Unido.

Explicó que el que se separen las operaciones de banca de inversión de las de la banca comercial permitirá que se minimice el riesgo de quiebra de todo el corporativo, así como de todo el sistema bancario, situación que provocó la crisis del 2009. En el caso de los bancos en México que operan con títulos en Estados Unidos, principalmente los más grandes del mercado, tendrían que seguir las mismas reglas, lo que para algunas instituciones volvería demasiado onerosa la operación.

El Banco de México envió a la Reserva Federal en febrero pasado una carta en la cual establece: La regla propuesta aumentaría significativamente los costos de las actividades de los usuarios finales en los mercados de materias primas, incluyendo aquellos con la única finalidad de cobertura de las actividades comerciales .

S&P comentó que el alcance final de la Regla es incierto, ya que por ley, ésta entró en vigor el 21 de julio del 2012, pero los reguladores aún tienen que publicar el reglamento.

ehuerfano@eleconomista.com.mx