La falta de una reforma en el sistema de pensiones en México está provocando que cada vez se destinen más recursos al pago de pensiones y jubilaciones, y se sacrifiquen otros rubros del gasto en protección social, expone un análisis de aregional.

Refiere que de los 1.4 billones de pesos que se plantearon en el presupuesto de protección social para el 2018, alrededor de 1.2 billones son para temas relacionados con el pago de pensiones y jubilaciones; es decir, 80.2% de los recursos que se tiene para protección social está absorbido por el sistema de pensiones.

Estos recursos son 4.9% superiores en términos reales y respecto del presupuesto que se aprobó en el 2017.

“El sistema de pensiones se está comiendo el presupuesto y es un gasto que va a seguir creciendo porque el gobierno deberá pagar todas las pensiones del régimen anterior (Ley del Seguro Social de 1997)”, expuso Flavia Rodríguez, directora de la consultora aregional.

De acuerdo con el análisis, los programas con mayor carga presupuestaria en el rubro de Edad Avanzada son los recursos que se destinan a las pensiones en curso de la Ley del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) de 1973 por un total de 266,214 millones de pesos, que representa 22% del gasto total en protección social.

En el rubro de Régimen de Pensiones y Jubilaciones IMSS se destinarán 87,108.8 millones de pesos, mientras que en Rentas Vitalicias de la Ley 1997 del IMSS son 15,433.5 millones de pesos.

Asimismo, las pensiones y jubilaciones del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE)tendrán recursos por 194,977 millones de pesos, mientras que el pago de pensiones y jubilaciones de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) será por 38,698 millones de pesos, y las aportaciones federales a seguridad social del programa Cuota Social al Seguro de Retiro, Cesantía en Edad Avanzada y Vejez serán por un total de 35,351.1 millones de pesos.

Entre estos seis programas relacionados con el gasto de pensiones y jubilaciones absorben 43.3% de los recursos del gasto en protección social.

QUEDA POCO PARA INVERSIÓN

La directora de aregional comentó que ante este gasto en pensiones, el gobierno tiene cada vez menos espacio que le permita dar prioridad a otros gastos como el de la inversión o bien a programas sociales que requieren mayores recursos.

“Tenemos un sistema fragmentado y mientras no se haga una reforma no habrá recursos suficientes y se agotará el presupuesto”, refirió.

Del presupuesto que se tiene para Protección Social, el gasto de inversión apenas representa 0.1%, además registró una reducción de 22%, respecto de lo que se aprobó para el 2017.

El reporte de aregional también señala el rubro clasificado en el presupuesto como Otros de Seguridad Social y Asistencia Social, donde se propusieron recursos para el 2018 por 131,982 millones de pesos, 2.1% menor a lo que se aprobó para este año.

Esta reducción se debe principalmente a que se solicitaron 5,019.3 millones de pesos para el programa de apoyo para cubrir el gasto de operación del ISSSTE, destaca.

De los 1.4 billones de pesos que se destinan al gasto en protección social, 692,688 millones de pesos se concentran en los ramos generales y representaron un incremento real de 3.9%, respecto del 2017.

Para las empresas productivas del estado (Petróleos Mexicanos y CFE) se destinarán recursos a protección social por un total de 38,698 millones de pesos, un aumento de 2.7%; mientras que a las entidades de control directo (IMSS e ISSSTE) se destinarán 628,282 millones de pesos, 4.5% más que en el 2017.

Y para los ramos administrativos (dependencias de gobierno), los recursos a protección social serán por 112,908 millones de pesos, que significan una reducción de 3.1%, respecto de lo que se aprobó para este año.