Luego de la cuarta ronda de evaluaciones que realizó el Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI) a sus países miembros, se identificó que, aunque los gobiernos han avanzado en su supervisión para la prevención de lavado de dinero y financiamiento al terrorismo, muchas de las naciones evaluadas necesitan realizar mejoras importantes o fundamentales en dicha área.

De acuerdo con el presidente del GAFI, Xiangmin Liu, es de vital importancia la supervisión en el régimen contra el lavado de dinero y financiamiento al terrorismo que hacen los órganos supervisores de los gobiernos, por lo que éstos deben tener un mayor impacto en la identificación, abordaje y mitigación de los riesgos de estos ilícitos tanto en el sistema financiero como en actividades privadas.

“Los países deben hacerlo mejor: muchas jurisdicciones enfrentan desafíos para implementar regímenes de supervisión basados en riesgo efectivos, y la mayoría de los que han sido evaluados necesita realizar mejoras importantes o fundamentales en esta área”, detalló Liu en su participación en el foro de Supervisores del GAFI, en China.

El GAFI, del que México es parte, es el organismo creador de estándares globales para la lucha contra el lavado de dinero y financiamiento al terrorismo.

Durante el foro, en el que participaron más de 100 supervisores financieros de más de 40 países, los participantes identificaron áreas de acción principales para poder hacer una supervisión más efectiva en la prevención de lavado de dinero y financiamiento al terrorismo.

Una de estas áreas es la de fortalecer la supervisión basada en riesgos, donde en primera instancia, que los supervisores identifiquen y comprendan los riesgos de lavado de dinero y financiamiento al que están expuestas sus naciones y tomen las medidas para mitigarlos.

“Esta flexibilidad (de un enfoque basado en riesgos) permite un uso más eficiente de los recursos y un enfoque dinámico para cambiar las amenazas”, indicó el GAFI.

En México, las autoridades presentaron en el 2016 la Evaluación Nacional de Riesgos, realizada por varias instancias y coordinada por la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda.

En dicho documento, se identificaron las principales amenazas de lavado de dinero y financiamiento al terrorismo para el país, por ejemplo, se señaló al crimen organizado como la principal amenaza para la proliferación de estos ilícitos.

En la actualidad, México se encuentra en la elaboración de una segunda versión del documento, que podría ser presentada en los próximos meses.

Principales áreas de acción para mejorar supervisión de prevención de lavado:

• Supervisión basada en el riesgo: el fin de que los supervisores comprendan los riesgos de lavado de dinero y financiamiento al terrorismo y tomen las medidas para mitigarlos.

• Uso de nuevas tecnologías: hay nuevas tecnologías disponibles para la supervisión, en particular para la transformación de los datos para definir la evaluación de riesgos, así como la mejora del proceso de supervisión.

• Cooperación internacional entre supervisores: GAFI indica que la cooperación entre autoridades internacionales es clave para la mitigación de riesgos transfronterizos de lavado de dinero y financiamiento al terrorismo.

[email protected]