Japón revisó al alza el crecimiento de su Producto Interior Bruto (PIB) para el tercer trimestre del año, a 0.6%, el doble de lo estimado anteriormente, según datos publicados el viernes por el Gobierno nipón.

Esta fuerte revisión se debe principalmente a las inversiones de las empresas, que se revelaron robustas en ese periodo y fueron revisadas al alza de 1.1%, frente a 0.2% calculado durante la primera estimación del PIB a mediados de noviembre.

La revisión del PIB en el tercer trimestre es superior a las previsiones de los economistas recabadas por Bloomberg, que esperaban, de media, 0,4 por ciento.

El crecimiento en el primer y en el segundo trimestre del 2017 también fue revisado al alza el viernes: de 0.4% de enero al fin de marzo (frente a 0.3% anterior) y de 0.7% de abril al fin de junio (en comparación con 0.6% estimado previamente), según datos del Gobierno.

Japón atraviesa su periodo más largo de crecimiento ininterrumpido desde mediados de la década de 1990, con siete trimestres consecutivos.

La tercera economía mundial se beneficia especialmente de una coyuntura global favorable, lo que impulsa su industria, muy enfocada a la exportación.

Las exportaciones japonesas de bienes y servicios fueron otro de los factores que estimularon el crecimiento del PIB en el tercer trimestre: aumentaron 1.5% en tres meses, tal y como se había calculado en la primera estimación del PIB a mediados de noviembre.

A nivel interanual, la economía japonesa creció 2.5% en el tercer trimestre, en comparación con 1.4% previsto en la primera estimación.