Tres instituciones financieras mantienen sus operaciones “bajo esquemas de contingencia que podrían afectar el servicio que prestan a sus clientes” desde el viernes 27 de abril informó el Banco de México.

Estos esquemas de contingencia se activaron ante la presencia de “incidentes” que afectaron su servicio de transferencias electrónicas.

Especialistas en ciberseguridad y soluciones privadas explicaron a El Economista que estos incidentes podrían tratarse de ciberataques dirigidos al sistema operativo de la red local de los bancos afectados.

Hasta el viernes pasado, 27 de abril, no existían “indicios de afectaciones en los recursos de los clientes en ninguna de las instituciones participantes en el referido sistema”, detalló el banco central en un comunicado.

Los bancos bajo contingencia son Banorte, Citibanamex y Banco del Bajío, según referencias de usuarios de sendos bancos y confirmadas en las respuestas oficiales de las instituciones.

Este esquema de contingencia bajo el que operan ha provocado retrasos en las transferencias, en la recepción de recursos provenientes de otras instituciones financieras (posiblemente de algunas horas) y retrasos en las consultas de los certificados electrónicos de pago.

El Banco de México emitió un comunicado el mismo viernes por la tarde, donde detalló que

“hasta el momento la infraestructura del SPEI en Banco de México no ha sufrido afectación alguna y no existen indicios de afectaciones en los recursos de los clientes de ninguna de las instituciones participantes en el referido sistema”.

Y enfatizó que “las transferencias electrónicas procesadas a través del SPEI así como a través del resto de los sistemas de pagos a cargo de este instituto central son un medio seguro para realizar pagos”.

Todavía a las 19:00 horas del sábado 28, Banorte explicó que se presentó una “incidencia” en la conexión del servicio de SPEI y aseguró que se mantenían trabajando para restablecerlo.

[email protected]