En la actualidad, la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) cuenta con 95 solicitudes de plataformas que buscan su autorización para operar bajo la Ley para Regular las Instituciones de Tecnología Financiera, también conocida como Ley Fintech, indicó el vicepresidente técnico de dicho regulador, David López Campos.

Durante su participación en el lanzamiento del Sandbox Challenge, López Campos destacó que la autoridad tiene la disponibilidad para atender y orientar a las nuevas plataformas para saber sobre el proceso y dirección que tienen que tomar para sumarse al universo financiero regulado, con el fin de que haya una protección, tanto para ellas mismas como para el público que atienden.

En septiembre del 2019, cuando venció el plazo de ingresar su solicitud a la CNBV para aquellas plataformas que operaban desde antes de la entrada en vigor de la Ley Fintech, es decir, en marzo del 2018, la autoridad recibió 85 solicitudes. Sin embargo, desde esa fecha a la actualidad el número ha aumentado a 95, debido a la solicitud de las nuevas plataformas, que surgieron después de la promulgación del marco normativo y que necesariamente requieren de una autorización para operar.

“En septiembre recibimos la solicitud de autorización de 85 empresas fintech. Dos terceras partes eran instituciones de fondos de pago electrónico y el resto empresas de fondeo colectivo. Ha habido bajas y ha habido nuevas, por lo que ahora suman 95 empresas (para que la CNBV resuelva si las autoriza o no)”, declaró López Campos.

Hasta el momento, la autoridad sólo ha publicado la autorización de una plataforma. La Ley Fintech prevé la regulación de dos figuras especialmente: las Instituciones de fondeo colectivo y las de fondos de pago electrónico, y contempla un espacio regulatorio, conocido como sandbox, para aquellas plataformas que realicen una actividad diferente, con el fin de determinar cuál es la regulación acorde a su modelo de negocio.

López Campos destacó que en la parte del sandbox regulatorio es necesario que las plataformas de nueva creación se acerquen a la CNBV para saber si pueden entrar en este modelo.

“Conforme vamos recibiendo las solicitudes vamos acomodando en dónde deben de ir, en qué cajón regulatorio. Sabemos que esos emprendedores necesitan mayor información y la CNBV está abierta, pues existe un ambiente de pruebas, de colaboración , de experimentación, en el cual se puede confiar y donde hay reglas que tienen la suficiente flexibilidad para irse adaptando”, detalló.

Protección al usuario

El funcionario de la CNBV comentó que la Ley Fintech es respuesta a la necesidad de regular a las plataformas que comenzaron a operar sin alguna regulación, pero que necesitan ser supervisadas en beneficio de su usuario final.

“No se puede desligar de su operación la protección del usuario y de la estabilidad al sistema. No queremos que ninguna de esas empresas quiebre, entonces tiene que haber un ambiente regulatorio”, dijo Campos.

[email protected]