El órgano regulador de las Afore aplicó nuevas reglas de operación para los 47,000 agentes promotores que participan en el Sistema de Ahorro para el Retiro (SAR), los cuales únicamente se dedican a captar cuentas en la actualidad.

Dichos cambios se incluyeron en la nueva Circular de Agentes Promotores, publicada en el Diario Oficial de la Federación, y buscan garantizar mejores prácticas comerciales y una mayor calidad en los servicios de las Afore a sus más de 52 millones de clientes.

Por medio de un comunicado, la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar) indicó que las modificaciones a dicha circular entrarán en vigor de forma paulatina durante este año y el siguiente.

La nueva regulación establece que las Administradoras de Fondos para el Retiro (Afore) deben integrar los Expedientes Electrónicos Únicos de todos sus agentes promotores.

Dichos expedientes deberán tener la firma manuscrita digital, huella digital y reconocimiento por voz de los agentes, con lo cual se contará con una base de datos comercial confiable y actualizada.

Asimismo, será requisito indispensable haber concluido el bachillerato, contar con una capacitación de calidad para toda persona que realice actividades de comercialización y promoción, además de estar certificado y registrado en la base de datos.

La Consar detalló que el Registro del Agente Promotor tendrá una vigencia de tres años y será renovable por periodos iguales, siempre y cuando se apruebe un examen de control realizado por un tercero independiente o incluso por la propia Comisión.

El agente promotor que no apruebe el examen de control o que se detecte que cometió malas prácticas, será dado de baja , advirtió el organismo.

La Circular también incluye por primera vez reglas para el esquema de pago de comisiones por traspaso, mismo que busca incentivar mejores servicios a los ahorradores y lograr mayor fidelidad hacia sus cuentas.

Para ello, se introdujo la obligación de que las comisiones que las Afore paguen a sus agentes promotores por traspasos, contengan también un factor por la permanencia de los trabajadores.

Con este cambio se pretende modificar de manera fundamental los incentivos de los agentes para que su promoción no solo se enfoque en el traspaso de cuentas, sino en mejorar el servicio.

Las medidas descritas permitirán garantizar una mejor gestión de los agentes por parte de las Administradoras de Fondos, así como una mejor supervisión por parte de la Consar.

Asimismo, reorientar el gasto comercial de las Afore hacia mejores servicios para los trabajadores con su permanencia y, principalmente, contar con auténticos asesores que puedan orientar a los ahorradores a tomar las mejores decisiones.

abr