Han sido buenos años para Grupo Financiero Banorte. En el 2017 fue el banco que más utilidades generó. Aunado a ello, se viene la fusión con Interacciones —falta el aval de la autoridad— lo que lo colocaría como el segundo dentro del sistema.

Marcos Ramírez, director general del grupo, aclara que esta institución no plantea sus retos por sexenio gubernamental, sino por métricas propias como el Programa 2020, mismo que, dice, va por buen puerto.

De la elección presidencial, reconoce que es un proceso importante, pero que tampoco detiene los planes del grupo y, por lo tanto, no espera que este episodio detenga el proceso de fusión con Interacciones, pues “nosotros vamos a nuestros propios ciclos”.

Asegura que el banco trabajará de la mano de quien gane la elección presidencial. 

— Parece que ha sido un buen sexenio para el banco, ¿qué balance puede hacernos?

— Nosotros nunca nos planteamos los retos por sexenios, tenemos un plan que lanzamos hace dos años, que no tiene que ver con el sexenio, está planteado hasta el 2020. Para ese año, nos pusimos un montón de métricas, la más importante es que queremos ser el mejor grupo financiero de México para nuestros clientes, para nuestros empleados y para nuestros inversionistas. Luego, como resultado de esto, igual podemos crecer o no crecer, porque luego dicen sí quiero ser el número uno, no, queremos ser el mejor. Pero no nos hemos planteado en términos sexenales, no acompañamos el ciclo sexenal, acompañamos los propios ciclos del banco. Sin embargo, la diferencia más grande del 2012 para acá son las reformas estructurales. Ha habido 11 reformas en este sexenio y estoy convencido de que son muy importantes y que apenas están empezando a surtir efectos. Creo que es la parte más importante que te puede dar como sexenio.

— Crecieron de forma importante, se viene la fusión con Interacciones, ¿qué expectativa tienen con ésta?

— Hicimos todo un mapeo de dónde estábamos y adónde queríamos llegar en el 2020 y, agradablemente, estamos donde queremos estar, creciendo en los segmentos que queremos, con los clientes que queremos y vamos francamente bien. En términos de tecnología, queremos ser los mejores, los más avanzados, la competencia extranjera es muy buena, son muy fuertes, pero nosotros podemos superarlos. Nos estamos metiendo en tecnología, estamos metiéndonos mucho en que nuestros clientes interactúen con nosotros por cinco canales. El único producto que nos hubiera gustado tener más fuerte, porque lo tenemos pero no tan fuerte, es infraestructura en estados y municipios y exactamente eso es lo que Interacciones nos va a dar sobre todo.

— ¿Esta fusión sí los colocará en el segundo lugar del sistema?

— Sí, como consecuencia del objetivo, no por el objetivo per se, nosotros queremos ser el mejor grupo financiero, queremos meternos fuerte al área de infraestructura y la resultante fue que nos convertimos en el segundo grupo financiero.

— ¿Cómo va el proceso de fusión?

— Actualmente, está en manos de las autoridades, ya hicimos todos los papeleos, estamos esperando un par de meses donde es interactivo, nos piden información, se las mandamos y siendo honesto no le estamos viendo mayor problema, habrá que esperar dos meses.

— ¿El tema de la elección podría detener este proceso?

— No, si siempre buscáramos una excusa para no movernos, todos los años hay una y la elección es importante y, por supuesto, habrá que verla y después saldrá otra y después otra y otra.

— Es un año retador, están la elección y el TLCAN, ¿dónde podríamos ver a Banorte en los siguientes años?

— Me gustará que se pensara en Banorte como el banco fuerte de México, pero el banco ganador, el banco de los mexicanos para los mexicanos y que se nota que, por estar en México y ser de los mexicanos, la gente lo sepa, lo conozca y lo reconozca. Creo que es la labor que nos falta.

— Desde Banorte, desde la posición que tienen, ¿trabajarán de la mano de quien gane?

Sin lugar a dudas. El banco lleva 150 años, divide eso entre seis y ahí te da la cantidad de todos los presidentes con los que se ha trabajado y lo que se ha hecho y lo único que necesitamos es que el pueblo escoja a quien tenga que escoger y nosotros ponernos a trabajar. Estoy seguro de que vamos a tener los objetivos comunes.

— ¿Ven alguna afectación para el sector bancario en caso de que ganara la izquierda?

— No, cero.

— En el caso de los otros dos candidatos, ¿qué escenarios ven?

— Nosotros no hacemos predicciones de escenarios ni de esto, somos más simples pero más contundentes: trabajaremos con quien el mexicano ponga y, mientras tanto, internamente para ser el mejor grupo financiero de México, tenemos tantas cosas por hacer que nos vamos a concentrar en lo nuestro, en lugar de opinar de cosas que no son nuestras.

— ¿Qué es lo que pedirían a la siguiente administración?

— Quiero hablarle a los mexicanos, que nada más escojamos bien el voto, lo midamos bien, que seamos corresponsables de un voto maduro y, fuera de eso, que votemos por el que más se nos pegue la gana por las razones que tengas y adelante y que vayamos todos a votar.

— Pero, ¿qué esperarían de la siguiente administración?

— Que tenga la tracción que se ha tenido y Estado de Derecho.

— A raíz del anuncio de fusión con Interacciones, se habla mucho de una consolidación del sistema bancario, ¿es necesaria o se necesita que haya más bancos?

— No lo sé, somos 50 bancos compitiendo no sabes de qué manera, nos ponemos el pie todos contra todos, de verdad, y se empezó a hablar de un proceso de consolidación con lo que hicimos, yo creo que todavía falta, porque el mundo, más o menos, hacia ese proceso va, pero no me preocuparía que lo hubiera o que no lo hubiera, creo que se irá dando o no, dependiendo de las circunstancias, pero no pasa nada en cualquiera de los dos escenarios.

— ¿Podríamos seguir viendo a Banorte creciendo de forma inorgánica?

— La masa crítica que tenemos es suficiente para no necesitar crecer, estamos en el mejor de los mundos. En el mejor de los mundos quiere decir que ya tenemos toda la masa crítica que queríamos tener y tenemos la obligación de ver qué hay en el mercado, si vemos una cosa que suena, que hace sentido, lo planteamos a nuestros accionistas, ellos nos lo aprueban y vamos para allá.