El banco británico nacionalizado Northern Rock planea recortar hasta 650 empleos, o 14% de su nómina, para fin de año, en su impulso de renovación para prepararse para un retorno a la tenencia privada.

Northern Rock, la primera gran víctima de la escasez crediticia, dijo el martes que estaba alineando el tamaño de su plantilla con un negocio que ahora está muy reducido. El banco, la quinta mayor hipotecaria británica en su mejor momento, ahora está suscribiendo un quinto del negocio hipotecario que tenía en esa época.

Los recortas afectarán a los empleos en todo el banco, que actualmente emplea alrededor de 4,500 personas.

Northern Rock también proyecta cerrar su programa de salario final de jubilación y ofrecerá a los miembros actuales una membrecía en la sección de compra de dinero del programa, donde el riesgo de la inversión descansa sobre el empleado. La firma espera que los términos allí sean mejorados.

"Seguimos en posesión pública y es importante que continuemos entregando valor a los contribuyentes", dijo el presidente ejecutivo Gary Hoffman. "Aún hay un clima económico desafiante y para cumplir nuestros objetivos, debemos alinear nuestro nivel laboral con el tamaño menor del negocio", señaló.

Sin embargo, el sindicato Unite condenó los recortes que suman 2,000 pérdidas de empleos en la ex mutual desde que fue ofrecida en bolsa en el 2008, y convocó la intervención del gobierno.

"Es inaceptable que ahora veamos decisiones precipitadas basadas en una estrategia administrativa de corto plazo para hacer que Northern Rock parezca más atractiva para un comprador privado", dijo el lider nacional de Unite, Rob MacGregor.

"Ahora es esencial que haya intervención política para prevenir que este negocio sea ajustado dramáticamente y preparado para la venta", añadió

RDS