Aunque la cartera de vivienda representa apenas una mínima parte en las sociedades financieras populares (sofipos), ésta tiene la morosidad más alta de los tres rubros (comerciales, consumo y vivienda) que componen la cartera total de este sector e incluso creció al cierre del primer trimestre del 2019.

De acuerdo con la información más reciente, al cierre del primer trimestre del año, la morosidad en los créditos a la vivienda se ubicó en 20.88%, un aumento respecto a 16.84% registrado en el mismo periodo del año anterior.

Al cierre del trimestre pasado, la cartera de créditos a la vivienda del sector sumaba 135 millones de pesos, apenas 0.6% del total de la cartera del sector. Los créditos al consumo representaban 50.1% del total de la cartera, con un saldo de 12,033 millones de pesos; mientras que los préstamos comerciales, 49.4%, con un saldo de 11,867 millones de pesos.

De la cartera de vivienda de las sofipos, 28 millones 149,000 pesos eran cartera vencida, de este total, Libertad Servicios Financieros tenía una participación de casi 80% en este rubro, con un saldo de morosidad de 22 millones 454,286 pesos en sus préstamos destinados para la vivienda al cierre del primer trimestre.

De las 39 sofipos que operaban a marzo pasado, sólo ocho registraron algún saldo en el rubro de crédito a la vivienda: CrediCapital, Caja Bienestar, Fincomún, Libertad, Multiplica México, Opciones Empresariales, Tamazula y Unagra.

En general, su cartera de crédito total, que a marzo pasado era de 24,035 millones de pesos, presentó una morosidad de 9.32%, una disminución respecto a 10.94%, que presentó en el mismo periodo del 2018.

Pese a esto, el índice de morosidad del sector de las sofipos es mayor respecto al otro rubro del ahorro y crédito popular, que son las cooperativas de ahorro y préstamo, que a marzo presentaron una morosidad de 4.35 por ciento.

Ahorro, sin crecimiento

La cartera de crédito del sector de las sofipos registró un crecimiento a marzo de 4.1% anual real, con un saldo de 24,035 millones de pesos, si se comparan los números de las 39 financieras populares en operación y sin considerar los números de las cinco que se revocaron durante el 2018.

Respecto a los pasivos del sector, éstos sumaron al primer trimestre del año un saldo de 25,670 millones de pesos, es decir, una disminución de 7.6% respecto a los 26,054 millones de pesos del mismo periodo del 2018.

Dentro de sus pasivos, la captación tradicional, que son los ahorros del público en general, presentó un saldo de 20,266 millones de pesos, una caída de 6.2% respecto a 20,766 millones pasados del mismo periodo del año anterior.

Los préstamos bancarios y de otros organismos presentaron a marzo pasado un saldo de 3,932 millones de pesos, es decir, una caída de 15.3% respecto a 4,465 millones de pesos que registró el sector en marzo del 2018.

Según la CNBV, a marzo pasado, 39 sofipos se encontraban en operación, de las cuales 35 presentaron información en tiempo y forma. En marzo del 2018, había 44 entidades; sin embargo, cinco entidades fueron revocadas en el lapso de un año.