Moody’s ve una banca mexicana sólida para el 2020, pero también estima que, dado el debilitamiento de las perspectivas económicas, haya un aumento en la morosidad, la cual aún se encuentra en mínimos históricos.

En sus perspectivas para los bancos en América Latina para el 2020, para el caso de México recordó que ésta se mantiene en Negativa, aunque con indicadores sólidos.

La agencia detalló que el debilitamiento de las perspectivas económicas para el próximo año en México (estima un crecimiento de 1.3%) limitará el crecimiento de las empresas, y provocará un aumento en la morosidad. “Hay una desaceleración del crecimiento económico, en medio de la continua incertidumbre política”.

Destacó que hoy los préstamos problemáticos en todos los segmentos son bajos, pero la tendencia es al alza para los créditos de consumo.

“La calidad de los activos es sólida, con un índice de morosidad en un mínimo de 13 años a mediados del 2019”, puntualizó.

Sin embargo, en el documento la calificadora añadió que los márgenes de la banca en México son amplios y se encuentran entre los más altos de la región, a pesar de los recortes en las tasas de política monetaria, además de que previó que el capital se mantendrá estable y alto. “La rentabilidad sigue siendo fuerte”.

En el 2019, el crédito de la banca mostró una desaceleración a tono con el nulo crecimiento económico registrado. Sin embargo, siguió con aumentos, y más en portafolios como el de consumo y vivienda. Para el próximo año, de acuerdo con la Asociación de Bancos de México (ABM), se espera un crecimiento similar o un poco mayor si es que repunta el PIB como se tiene proyectado.

Perspectiva Estable para AL

Para la banca en la región de América Latina, Moody’s colocó su perspectiva en Estable, lo cual es respaldado por una alta rentabilidad, riesgo de activos contenidos y financiamiento de calidad.

No obstante, destacó que la desaceleración del crecimiento global y regional y la incertidumbre política presentan riesgos. Pese a ello, expuso que, aunque modesto, el crecimiento económico de la región superará los niveles del 2019 y respaldará un riesgo de activos ampliamente estable.

“La rentabilidad seguirá siendo una fortaleza clave de los bancos de América Latina, aunque presionada por tasas de interés más bajas”.

Fintech crecen pero no desplazarán a bancos

La agencia calificadora destacó el crecimiento que han tenido las fintech en la región, sobre todo en México y en Brasil, lo cual aumenta la competencia y la intermediación financiera, pero aclaró que éstas seguirán siendo pequeñas.

En este sentido, argumentó que los grandes bancos podrán defender sus franquicias, aunque los más pequeños pueden verse afectados.

“Los bancos mantendrán el dominio al enfocarse en la parte superior de la pirámide económica, mientras que las fintech atenderán a los segmentos no bancarizados”.

[email protected]