La Asociación de Bancos de México (ABM) ha alertado que la iniciativa de reforma a la Ley del Banco de México (Banxico) —que grosso modo lo obliga a comprar los excedentes de dólares en efectivo que entren a la economía y trasladarlo a las reservas internacionales—, pone en grave riesgo al conjunto del sistema financiero mexicano.

El organismo cúpula de la banca aclaró que no han promovido dicha iniciativa, y llamó a discutir ampliamente y a enriquecer la propuesta legislativa, atendiendo a todas las voces y los planteamientos existentes, incluyendo los del propio instituto central.

“La gravedad de los riesgos asociados a la iniciativa a debate en la Cámara de Diputados, exige una discusión profunda, que considere las opciones disponibles, reconozca las posiciones existentes y evalúe los logros alcanzados”, destacó.

En un comunicado, consideró que la iniciativa actual incrementa el riesgo de lavado de dinero y financiamiento al terrorismo, al obligar al Banxico a operar como comprador de última instancia de divisas en efectivo. “Esta medida podría eventualmente comprometer la integridad de las reservas internacionales del país y afectar la estabilidad del sistema financiero en su conjunto”.

Atenta contra su autonomía

La ABM resaltó que la solidez del sistema financiero mexicano es uno de los pilares más importantes que sostienen la estabilidad macroeconómica del país.

Esta solidez, detalló, se ha conseguido gracias a la adopción de diversas medidas, como son, la autonomía, un régimen de tipo de cambio libre, la disciplina fiscal, la certificación de los criterios de capitalización y liquidez de Basilea III, y la adopción de normas estrictas de prevención de lavado de dinero y de financiamiento al terrorismo que siguen las mejores prácticas a nivel internacional.

Puntualizó que obligar al banco central a actuar como comprador de última instancia de moneda extranjera en efectivo, aunque éstas provengan de instituciones del propio sistema financiero, atenta contra su autonomía.

En este sentido, el Consejo Coordinador Empresarial (CCE)  coincidió en un comunicado en que es necesario que la minuta se discuta a fondo.

“Somos conscientes de que se trata de un asunto complejo, en que se deben alcanzar dos objetivos: por un lado, atender las dificultades que enfrentan los ciudadanos que reciben recursos  en divisa extranjera en efectivo; y por otro,mantener y fortalecer los controles para evitar el ingreso al sistema de recursos de procedencia ilícita, así como respetar la autonomía del Banxico”, dice el CCE.

eduardo.juarez@leconomista.mx