El secretario de Hacienda y Crédito Público, Carlos Urzúa, pidió no “apanicarse” por la merma de algunas de las administradorasde fondos para el retiro (afores) que invirtieron en fideicomisos de inversión en bienes raices (fibras) del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM), obra que fue cancelada el año pasado.

Durante la conferencia matutina en Palacio Nacional, el secretario Carlos Urzúa afirmó que la minusvalía en algunas afores no se debió a la cancelación del NAIM, sino a la caída de las bolsas de valores del mundo.

“En el caso de las afores, parte de los montos que tiene es invertida en renta variable. Entonces, el año pasado, sobre todo en los últimos seis meses en todo el mundo, no solamente en México, las bolsas cayeron. Eso hace que a su vez se refleje en el monto de las afores”, explicó.

“El punto es no apanicarse, sobre todo en el caso de inversión en renta variable, pues suben y bajan las acciones, pero en el largo plazo la tendencia siempre es positiva”, añadió.

“¿Tiene algo que ver eso con el aeropuerto? No, de ninguna manera. A lo mejor se piensa eso porque hubo dos instrumentos de deuda que se usaron para el aeropuerto: uno fue emitir bonos, alrededor de 6,000 millones de dólares, respaldados por la Tarifa de Uso Aeroportuario”, dijo.

Agregó: “eso ya lo estamos solucionando, de hecho, ya se hizo el primer paso, el gran paso, eso ya básicamente está solucionado. El otro es un mecanismo que se llama Fibra E, para nosotros en México, que son fondos de inversión que tratan de impulsar la inversión privada en México”.

“En este caso, se emitieron alrededor de 30,000 millones de pesos en fibras, esto —por cierto— ya también el Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México muy pronto las va a pagar, pero es verdad que hubo algunas afores que invirtieron en esos fibras”, expuso.

“¿Van a perder? No, porque, de hecho, uno de los problemas de esos fibras es que eran demasiado caros para el gobierno, entonces van a ganar”, el funcionario  no aclaró más.