Los micronegocios no buscan los créditos de la banca porque son empresas de subsistencia, por lo que endeudar a este tipo de negocios puede ser muy riesgo para el sector bancario, consideró la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV).

De acuerdo con un estudio de la Comisión, utilizando los datos de la Encuesta Nacional de Micronegocios (Enamin) levantada en México por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), se obtuvo que los microempresarios solicitan un crédito bancario o con algún proveedor, de acuerdo con los motivos que éste tiene para poner su negocio, el cual va desde el desempleo hasta mejorar la situación económica y social de la familia.

Esos resultados sugieren que la razón por la que el dueño no solicita crédito no es independiente del motivo por el que puso el micronegocio , aseguró Pablo Peña, analista de la CNBV.

En México, existen cerca de ?5 millones de pymes y aproximadamente 8 millones de micronegocios con menos de cinco trabajadores, por lo que las políticas del gobierno y de los bancos por llegar a estos últimas empresas deben ser muy estudiadas, dado que la falta de formalidad lleva a que la recopilación de información sea sumamente complicada y costosa para las instituciones de crédito.

Asimismo, dentro del análisis se establece que los objetivos del microempresario pueden no ser necesariamente tener una gran ganancia, que puede ser diferente y no sólo pecuniario.

Es posible que para algunas empresas pequeñas el objetivo de la empresa no pueda distinguirse claramente del objetivo del dueño. Los dueños no necesariamente desean obtener las mayores utilidades , explicó Peña.

Algunos dueños pueden preferir un negocio con un nivel modesto de utilidades que les permita gozar de tiempo libre con su familia, que resulte en un nivel bajo de estrés, o que les permita hacer las cosas de la forma que más les gusta.

Por ello, para el especialista, implementar programas que generen una mayor oferta de productos de crédito para los micronegocios puede llevar a que éstos caigan morosidad, lo que desestabilizaría a todo el sector financiero.

Los micronegocios que son más bien trabajos no tienen grandes perspectivas de crecimiento. Probablemente no están muriéndose de ganas por tener crédito bancario. Por ello, sería una política inapropiada tratar de que esos micronegocios contraigan deudas innecesarias con la banca , estableció Peña.

Asimismo, en el estudio se indica que sería ineficiente utilizar recursos públicos para fomentar políticas de crédito para los microempresarios, ya que se corre el riesgo de que el segmento entre una moratoria del que le sería difícil de salir.

[email protected]