Debido a que la economía mundial tiene los motores apagados para jalar al resto de las economías, México tiene que impulsar su mercado interno elevando la productividad, consideró el gobernador del Banco de México, ?Agustín Carstens.

Durante su participación en la sexta Conferencia Anual de Competencia y Regulación organizada por el Centro de Investigación para el Desarrollo, aseveró que la política monetaria no puede ser un sustituto para aumentar la competitividad de manera sostenible. Estableció que mantener la estabilidad macroeconómica es una condición necesaria pero resulta insuficiente.

Por eso, urgió a atender los retos que nos están restando competitividad en el mercado laboral, penetración financiera y ?seguridad pública.

Resulta fundamental subir los niveles de productividad laboral del país porque, si tenemos salarios bajos, se debe a que hay un lento dinamismo de la productividad y lo costoso que representa despedir a los trabajadores, expresó al indicar que se necesita un mercado laboral que permita flexibilidad ?a las empresas.

OPORTUNIDADES PARA BANCOS

Más adelante, Carstens consideró que la penetración financiera en nuestro país sigue siendo baja, cuando es importante la asignación de recursos del mercado financiero.

Lo deseable es que los intermediarios financieros puedan identificar cuáles sectores pueden ser más productivos para canalizar el ahorro , manifestó. Recordó que, con la crisis de 1995, hubo una gran destrucción del capital financiero, de lo que todavía hoy no nos hemos recuperado y nos pone en desventaja frente a Chile y Brasil.

En ese sentido, afirmó que hay oportunidades para los bancos.

También consideró que hace falta incrementar el acceso a insumos a mejores precios y de mayor calidad, ya que en un alto porcentaje de productos de la canasta básica se debe incrementar la competencia. Otro rezago, apuntó, lo tenemos en el sector educativo, por el pobre desempeño registrado. Necesitamos avanzar a pasos acelerados , indicó, al tiempo que reconoció que no se resolverá de manera inmediata. Se necesita, agregó, que el gasto en educación se vea reflejado en un mejor desempeño educativo.