Debido a que México sólo cumple con 17 de las 40 recomendaciones emitidas por el Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI) sobre el lavado de dinero y sólo con poco o nulo avance, existe la presión de que se apruebe la nueva ley antilavado que aún está pendiente en el Congreso, comentaron especialistas.

Durante el Simposio Retos y perspectivas para la economía , organizado por el Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas, consideraron que se podrían abarcar 35 de estas recomendaciones aunque de manera general y todavía faltaría ver el efecto que tendría el reglamento que debe aprobarse y publicarse en el Diario Oficial de la Federeación.

Advirtieron que las empresas deben buscar salida sobre la nueva ley, dado los efectos colaterales que tendrá y las acciones duras que se prevén para estar preparadas, o bien, para proponer ajustes antes de que sea aprobada por la Cámara de Diputados.

El socio de la práctica de lavado de dinero de PricewaterhouseCoo­pers, Martín Montealegre, explicó que ni con esta nueva ley México estaría cumpliendo con las recomendaciones del GAFI, con lo cual volveríamos a tener un tache más.

Aunque se aprobara esta nueva ley, México estaría reprobando el examen y eso que contamos con más de 10 leyes que hablan de lavado de dinero , de ahí que se busca que se apruebe.

Aunque, según el especialista Eduardo Méndez, en el dictamen que está pendiente viene muy suave en comparación a la iniciativa original porque ya no habrá sujetos obligados, sino únicamente actividades vulnerables a las que se les pondrá lupa como en el caso de juegos y sorteos. El especialista hizo ver que en España una ley similar se volvió recaudatoria por las sanciones que se imponen cuando no se cumplen, más que detectar el lavado de dinero.

Por lo que Martín Montealegre consideró que las empresas deben estar alerta por los efectos colaterales que la nueva ley tendrá.

A como está estructurada la nueva ley, tendrá un impacto empresarial con un efecto dominó en el sector financiero , advirtió.

Recomendó al sector empresarial estudiar la ley y familiarizarse para no caer en el terreno de las sanciones que, dependiendo de la actividad, el monto puede ser de más de 1 millón de pesos.

Mientras, Eduardo Méndez advirtió que habrá un descontrol con la creación de la nueva unidad de análisis financiero a cargo de la PGR a la que se le dan facultades omnipotentes.

lflores@eleconomista.com.mx