El dinamismo del mercado interno de México facilitará una mayor expansión de la economía mexicana en el 2012, que podría llevar al PIB a crecer hasta 3.5%, según analistas de Goldman Sachs.

Esta previsión incorpora una corrección de más de medio punto porcentual con respecto al pronóstico anterior del banco estadounidense, que era de 2.8 por ciento.

En una nota dirigida a inversionistas, el subdirector de Análisis Económico, Alberto Ramos, sostuvo que el fortalecimiento del flujo de remesas al país y la mayor colocación de créditos bancarios están incentivando al consumidor mexicano para generar una espiral positiva en la demanda interna.

Esta tendencia alimentará al ciclo industrial, lo que sin duda facilitará un mayor crecimiento de la economía, precisó.

Más allá de la resistencia que sí ha mostrado la estructura económica al difícil entorno mundial, reconoció, se observa un fortalecimiento de la actividad productiva interna que se sostendrá en el transcurso del año.

De acuerdo con su análisis, la industria del país también se ha visto beneficiada de la mayor demanda del consumidor mexicano. Precisa que los sectores de la construcción, manufactura y servicios públicos están teniendo importantes contribuciones al desempeño productivo.

La llegada de remesas a los hogares y el fortalecimiento de la oferta laboral han terminado por favorecer el crédito al consumo.

ymorales@eleconomista.com.mx