El gobernador del Banco de México(Banxico), Agustín Carstens, reconoció ante senadores que México no está a salvo de posibles efectos negativos en su economía derivados de la crisis en la eurozona.

Carstens se reunió este jueves por la mañana con los senadores José Isabel Trejo (PAN), Tomás Torres (PRD) y Rogelio Rueda (PRI), líderes de la Comisión de Hacienda, para explicarles la solicitud del presidente Felipe Calderón para modificar un convenio firmado con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para aumentar de 1.52 a 1.87% las cuotas que México entrega a ese organismo financiero.

Más tarde, Carstens acudió a la sede del Senado para encontrarse únicamente con la bancada del PAN, con quienes conversó acerca del entorno financiero internacional.

¿Garantizó Carstens que dicha crisis en el caso de Europa no afectará a México?, se le preguntó a Trejo Reyes al término del segundo encuentro.

No. Muy claramente lo dijo, ‘todavía todos los países estamos montados en el lomo del venado’, es que la crisis de Europa es realmente fuerte.

Si los europeos no alcanzan a encontrar una solución, por su puesto que nos afecta, entonces no estamos exentos , afirmó.

Trejo afirmó que el Gobernador del Banxico ratificó su confianza en que México crezca este año entre 3.5 y 4%, y descartó que tenga que padecer un rescate bancario como en Estados Unidos. Ofreció tranquilidad en que México mantenga su estabilidad financiera y dijo que el equilibrio del precio del dólar en 12.70 pesos es un signo del buen estado económico de México.

No hablamos de recesión. Al menos entiendo que la explicación que nos da es rescatable. No es nuestro riesgo , explicó Trejo Reyes.

Por la mañana, Carstens pidió apoyo a los senadores José Isabel Trejo, Tomás Torres y Rogelio Rueda para aprobar el aumento de las cuotas de México al FMI en 145.0%, al pasar de 3,652.7 millones de DEG (Derechos Especial de Giro, la moneda del FMI) a 8,912.7 millones de DEG, equivalentes a 14,097.7 millones de dólares.